2 C
Medina del Campo
sábado, enero 28, 2023

El proceso de recuperación ante una pérdida pasa por la reconstrucción de nuestro mundo interno

-

¿Cómo es el proceso de duelo ante la pérdida?

- Advertisement -

Una situación traumática (tradicionalmente la pérdida de un ser querido) produce a la persona que la sufre una ruptura del edificio interno de creencias nucleares acerca de la vida y acerca de ella misma.

El proceso de recuperación implica necesariamente la reconstrucción de este mundo interno. Este desmantelamiento y posterior construcción conllevan un dolor emocional necesario, cuya sintomatología asociada señala los esfuerzos de reestructuración y, por tanto, puede verse como adaptativa.

Esta reestructuración implica la creación de nuevos significados o esquemas mentales más amplios, más maduros.

Existen cuatro fases en el duelo:

  • Período de insensibilidad: que se produce momentos cercanos a la pérdida, ayuda a desatender el hecho de la pérdida al menos durante un breve período de tiempo.
  • Fase de anhelo: Se anhela que la persona perdida vuelva y tiende a negar la permanencia de la pérdida. La rabia juega una parte importante en esta fase.
  • Fase de desorganización y desespero: La persona en duelo encuentra difícil funcionar en su medio.
  • Fase de conducta reorganizada: Empieza a recuperar su vida.

 

¿Por qué aparece el sentimiento de pérdida?

Según las tesis de George Engel, la pérdida de un ser amado es psicológicamente tan traumática como herirse o quemarse gravemente en el plano fisiológico. El duelo representa una desviación del estado salud y bienestar, se necesita un período de tiempo para que la persona en duelo vuelva a un estado de equilibrio similar. Engel ve el proceso de duelo similar al de curación. Se puede restaurar el funcionamiento total o casi total, pero también hay casos de funcionamiento y de curación inadecuados. De la misma manera que los términos sano y patológico se aplican a los distintos cursos en el proceso de curación fisiológica, también se pueden aplicar al curso que toma el proceso del duelo.

¿Qué entendemos por gestión emocional?

Entendemos por gestión emocional ante la pérdida de un ser querido al proceso de adaptación de la persona ante las diferentes emociones que experimenta. Destacamos cuatro tareas en el proceso:

 

  • TAREA 1: Aceptar la realidad de la pérdida. Completar esta tarea plenamente lleva tiempo, los rituales tradicionales como funerales ayudan a muchas personas a encaminarse hacia la aceptación.
  • TAREA 2: Trabajar las emociones y el dolor de la pérdida. Es necesario reconocer el dolor emocional, físico y conductual. O éste se manifestará mediante algunos síntomas u otras formas de conducta disfuncional.
  • TAREA 3: Adaptarse a un medio en el que el fallecido está ausente. Adaptarse a un nuevo medio significa cosas diferentes para personas diferentes, dependiendo de cómo era la relación con el fallecido y de los distintos roles que desempeñaba. Este darse cuenta muchas veces empieza alrededor de tres meses después de la pérdida e implica asumir vivir sola, educar a los hijos sola, enfrentarse a una casa vacía y manejar la economía. El superviviente no es consciente de todos los roles que desempeñaba el fallecido/a hasta algún tiempo después de la pérdida. Muchos supervivientes se resienten por tener que desarrollar nuevas habilidades y asumir roles que antes desempeñaban sus parejas. La estrategia de afrontamiento de redefinir la pérdida de manera que pueda redundar en beneficio del superviviente tiene que ver, muchas veces, con que se complete la Tarea 3 de manera exitosa.
  • TAREA 4: Recolocar emocionalmente al fallecido y continuar viviendo. La disponibilidad de un superviviente para empezar nuevas relaciones depende de no “renunciar” al conyugue muerto sino de encontrarle un lugar apropiado en su vida psicológica, un lugar que es importante pero que deja un espacio para los demás. La tarea del asesor se convierte entonces, no en ayudar a la persona en duelo a “renunciar” al conyugue fallecido, sino en ayudarle a encontrar un lugar adecuado para él en su vida emocional, un lugar que le permita continuar viviendo de manera eficaz en el mundo.

El duelo acabaría cuando se han completado las cuatro tareas.

A parte de la muerte, ¿existen más tipos de pérdida?

La pérdida (la tristeza) es la emoción más común en las personas en duelo. Cuando la persona gana/consigue conceptos, experiencias, cosas está alegre (emoción: la alegría). Pero cuando las pierde conecta con esta emoción; la tristeza. La persona puede perder la pareja, su puesto de trabajo, dinero, la salud, vida social, así misma, la vivienda, etc. Por lo tanto, siempre que hay una “pérdida” siempre habrá un duelo (un proceso de adaptación).

¿Cómo es el proceso psicoterapéutico ante estas situaciones?

El proceso psicoterapéutico ante estas pérdidas es similar, la diferencia es la intensidad del sentimiento de “pérdida” y del proceso en sí mismo. Igualmente, se puede observar en el gráfico de las fases del proceso según Kübler Ross la universalidad de fases en las que existe paralelismo con las Tareas mencionadas anteriormente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Publicidad -
- Advertisment -

Lo más leído

- Advertisment -
- Advertisment -