14.8 C
Medina del Campo
viernes, septiembre 24, 2021

La tradición, un aspecto que hay que cuidar

-

EDITORIAL
Nunca vivimos un periodo de tanta incertidumbre. Lo que hoy parece seguro, mañana sólo es probable y a la semana siguiente parece imposible. Este es el momento que nos toca vivir, una fase en la que la pandemia inquieta cada pequeña decisión sobre nuestras vidas.
Falta poco más de un mes para el inicio de nuestras Fiestas de San Antolín, un periodo de gozo y júbilo para todo medinense que se precie. Nos invaden los mejores recuerdos de nuestra subida de la bandera, el disfrute con nuestras charangas, conciertos y las noches interminables que culminaban con el sonido de los cohetes anunciando la llegada de las reses. Y ante estos recuerdos que de manera caprichosa llegan a nuestras mentes, vemos cómo nuestros planes pueden irse al garete un año más en el momento en que nos enfrentemos a unos datos de incidencia desfavorables.
Esta es la incertidumbre que crece también entre nuestros gobernantes, que en la actualidad deben mirar con lupa cada restricción para incluir actividades aunando criterios de seguridad y el necesario divertimento para sus ciudadanos, que están sufriendo ya un severo agotamiento ante su falta de autonomía.
En este sentido, una de las decisiones más controvertidas en la vuelta de los festejos populares, unas actividades enraizadas en el espíritu medinense y que aún están en el aire, a la espera del próximo día 1 de agosto, momento en que la corporación agotará su último cartucho para incluir los encierros tradicionales al estilo de la Villa en nuestro programa de San Antolín. La Junta de Castilla y León ha mostrado recientemente su negativa para la realización de este tipo de actividades y todo parece indicar que tendremos que esperar al 1 de septiembre de 2022 para volver a gozar de esa emoción incontenible en nuestras calles, algunas de ellas esperemos que por fin arregladas.
Y es que no entenderíamos una decisión en sentido contrario, ni mucho menos inventos con medio-encierros camperos de última hora con los que sólo sería posible el disfrute de unas pocas personas en el campo. Nuestras tradiciones deben ser tratadas con el máximo cuidado y respeto. No tener en cuenta estas premisas puede conllevar su paulatina desaparición.
Este año no podrá ser posible, por lo que sólo deseamos que nuestros gobernantes puedan ver con claridad cristalina las consecuencias de las decisiones que tomen en uno u otro sentido, tanto para la salud de los ciudadanos como la salud de nuestra tradición popular.
La Voz de Medina y Comarca

3 COMENTARIOS

  1. ves la foto y queda claro que NO. Que no merece ni una uña mateenr esta aberración.

  2. Hay que dejarse de tradiciones- que se recuperaran mas tarde- y centrarse en terminar con la pesadilla de la pandemia que eso es un problema y no si hay charangas,encierros o verbenas.¿Es que la enorme carga de trabajo y riesgo de los sanitarios no cuenta? ¿ tambien los miles de fallecidos estaban pensando en las tradiciones o mas bien tirar adelante y sobrevivir? ¿ y tantos servicios que nos han permitido tirar adelante exponiendose, para que los demás podamos vivir mientras dura esta pesadilla? Claro que, muchos de los inconscientes contagiadores ¿ es que no tienen padres, abuelos u otros parientes?

  3. Y estos dos años los musicos que no hemos tocado , no nos han dado ni un €. Vamos que igual del virus no, pero nos podriamos haber muerto de hambre. Pero claro , no se va a invertir en algo que no «genera beneficios». Eso sí, lo peligroso es el virus, claro que si

Comments are closed.

-Publicidad-

Lo más leído

- Advertisment -
- Advertisment -
- Advertisment -