El momento de apostar por Medina del Campo

0
Escudo de Medina del Campo situado en la puerta del Ayuntamiento

EDITORIAL

Extasiados por las circunstancias actuales, hemos asistido a un sinfín de momentos de hecatombe en los cuales, nos dieron ganas de tirar la toalla. Como si se tratase de una película en la que jamás hubiéramos querido ser los protagonistas, nos arraigamos a una banda sonora inmejorable: ‘Resistiré’ de el dúo dinámico. Y es que cada uno de los mensajes de dicha melodía calaron en la población de Medina del Campo de tal forma que son muchos los profesionales sanitarios que han felicitado a la villa por su excélsior.

En este momento de desescalada y de cambios de fase, llega el momento de apostar. Porque a grandes cambios, grandes tomas de decisiones. Tenemos la opción de apostar por un buen futuro para Medina del Campo o no: comprar en nuestros establecimientos, bajar con todas las medidas de seguridad a la terraza de un bar cercano y, sobre todo, apostar por la unidad y no desvertebrados. Porque eso, desafortunadamente, va más en la línea del ámbito diplomático y político. Y da igual que mires al ámbito nacional o local, pues hemos asistido -en plena pandemia- a ver cómo es más importante el mecanismo del ‘y tú más’ que la protección a la ciudadanía.

Y ha sido al ver todo esto cuando nos hemos dado cuenta que tenemos ganas de remar en la misma dirección en este maremágnum social. No obstante, hay que tener como premisa que el virus no se ha ido, que todavía sigue ahí. Hay que seguir tomando conciencia y saliendo a nuestras calles con mascarilla y manteniendo la distancia de seguridad. Es cierto, estamos evolucionando en la desescalada, pero de poco servirá estar en la Fase 1, 2 ó 3 si no se ejercen nuestros derechos con el principio de prudencia.

Nos ha gustado escuchar a la consejera de Sanidad, Verónica Casado, que el Hospital de Medina del Campo registraba cero fallecimientos y cero pacientes ingresados en planta. Esa es una de las cosas que podemos volver a ir consiguiendo si, efectivamente, permanecemos con prudencia.

Asimismo, la prudencia no es miedo, más bien respeto y, por las mismas razones debemos respetar a nuestro empresario local, a nuestro hostelero, a nuestros vecinos, barrenderos, médicos, agricultores, auxiliares de enfermería y limpieza, celadores, profesores, ingenieros, ópticos, comerciales y un largo etcétera porque este es el mejor de los momentos para apostar por un bien común: el futuro de Medina del Campo.