19.3 C
Medina del Campo
sábado, abril 20, 2024

Accede a la edición impresa de La VOZ

El Museo de las Ferias y su taller de los milagros

-

- Advertisement -

Paula de la Fuente


No fue al tercer día. De hecho hay piezas que en una sola jornada ya estaban puestas a punto; otras tardan algo más, hasta superar el mes y medio de actuación. Y es que el Museo de las Ferias de Medina del Campo cuenta, desde marzo del pasado 2023, con un valioso taller de los milagros, que viene a ‘resucitar’ parte del patrimonio dañado perteneciente a la Fundación Simón Ruiz, al propio museo y al global artístico del pueblo de Medina del Campo. Se cumple así el primer aniversario del I Plan de Restauración y Conservación izado por esta institución, que lidera Antonio Sánchez del Barrio.

¿El artífice de revivir estas piezas? el restaurador Francisco Boldo. Ha sido él mismo quien ha dado a conocer todos los detalles sobre la que será la II edición de este plan, en un acto en el que estuvo acompañado por el director de la fundación -Sánchez del Barrio-, el alcalde de Medina del Campo, Guzmán Gómez, y dos asociaciones medinenses que han contribuido económicamente en esta causa. Por un lado, la Asociación de Amigos del Museo de las Ferias y del Patrimonio de Medina del Campo, presidida por Luis Gil, así como Mujeres en Igualdad, liderada por Celina Matilla.

Tras el último convenio acordado con la Junta de Castilla y León, y más concretamente con la Consejería de Educación y las Escuelas de Arte de la Comunidad, este taller de restauración ha sumado a sus filas  una nueva alumna en prácticas, Celia García Calero, quien también habría desempeñado este tipo de funciones en otros puntos de la península, como Lisboa, e incluso en el Museo Diocesano de Palencia. «Una de mis grandes ilusiones siempre ha sido que el Museo, a nivel de restauración y criterio, sea un referente», comenta Boldo, sobre este acuerdo de cuatro años que podrá ser prorrogable por otros cuatro. A pesar de que no se cuenta con «grandes máquinas a nivel de restauración», el especialista en el Museo de las Ferias advierte que «siempre podremos enseñar buenas prácticas y una ética de la restauración».

Vuelven a ser tres los bloques donde se centrarán las actuaciones programadas para este 2024. Por un lado, los fondos de la Fundación Museo de las Ferias; por otro, la Colección de la Fundación Simón Ruiz -que salvaguarda el ente dirigido por Sánchez del Barrio- y, finalmente, labores a realizar con el patrimonio histórico-artístico medinense.

Desde pequeñas monedas a una restauración de grandes alturas

Una de las funciones que corresponde a este taller de conservación es el mantenimiento y estudio constante de las anomalías que presentan las piezas propiedad de la Fundación Museo de las Ferias. Todo ello, con el propósito de prever futuras intervenciones. Así, también se efectúa el desempolvado periódico de los fondos, un repaso del sistema de supervisión y apoyo y la fijación y retoque de pequeñas alteraciones observadas.

En el transcurso de estos primeros meses del año, ya se ha intervenido en una colección de jetones y monedas de plata y vellón del siglo XVI. En concreto, en un cuartillo, cuyo material es una aleación de plata y cobre. «Había puntos de corrosión muy importantes; una actuación con cierta dificultad, a la que se suman los 2 cm de diámetro con los que cuenta este elemento». A efectos temporales, esto supuso a Boldo dos horas por moneda, elevando a una semana la limpieza de toda la colección.

San Miguel Arcángel, Obra flamenca s. XVI

En cartera también se incorpora una obra flamenca de comienzos del siglo XVI, un San Miguel en el que contribuirá económicamente a su restauración la Asociación de Amigos del Museo de las Ferias y del Patrimonio de Medina del Campo, liderada por Luis Gil. «Hay muchas cosas que no se podrán cambiar porque está muy bien conservado, pero sí trataremos de arreglar su policromía original, que es un brocado aplicado. Una técnica muy compleja de dorado del siglo XVI, que desaparece repentinamente. Eliminaremos con ultrasonidos la capa azul que tiene, es decir, el repinte», explica Boldo.

Aras funerarias romanas. Augusta Emérita / Itálica s. II D.C..

Se restaurarán también las piezas más antiguas de las que dispone el museo, unas aras funerarias romanas correspondientes al siglo II D.C. Pasará por el taller, igualmente, un Cristo crucificado de origen indo portugués, de autoría anónima y correspondiente al siglo XVII -en este último caso, se eliminará de la talla la suciedad superficial-.

Y es que, si este taller sea digno de obrar milagros, es más bien por el material humano del que dispone. Francisco Boldo acometerá un arreglo de gran altura, al proceder a la desinsectación sobre la estructura interna del artesonado que radica en el presbiterio de lo que venía a ser la antigua Iglesia de San Martín. «Se trata de madera policromada de comienzos del siglo XVI. Ahora, que se está arreglando la cubierta y han puesto un andamiaje, por lo que se aprovechará la línea de vida instalada para la procedente fumigación», relata el restaurador sobre las labores que pondrá en marcha él mismo.

En relación a las reparaciones pendientes pertenecientes a la Fundación Simón Ruiz, se realizará una limpieza en la escultura orante de María de Montalvo, de Francisco de Rincón (1598-1600); también la adecuación de unas vinajeras de comienzos del siglo XVII y la restauración integral de los capiteles del Hospital de la Piedad. En mente, también cabe destacar un Cristo monumental, de unos dos metros de altura, perteneciente a la época medieval. «Quedan muy pocos ejemplos de la Medina medieval y este es un guiño en cuanto a conservación de patrimonio». Las dimensiones de la pieza supera los dos metros; la autoría se desconoce, aunque sí está datado en los comienzos del siglo XIV. Si bien es cierto, desde el Museo de las Ferias adelantan que, en este último caso, no se realizará una restauración como tal, más bien un estudio y análisis de la pieza.

Niño Jesús siglo XVII // Fuente: II Plan de Restauración y Conservación

En los meses venideros del 2024, el patrimonio histórico artístico de Medina del Campo se incorporará en este II Plan de Restauración y Conservación. Ejemplo de ello, como de hecho ya se ha podido comprobar, es el Niño Jesús Salvator Mundi, anónimo del siglo XVII. «Si no se hubiera hecho esta intervención, no se hubiera podido ni siquiera ver, ya que es una pieza que estaba en clausura». Misma línea en la que radica otra de las piezas todavía pendientes de poner en su punto. Otro Niño Jesús del Convento San José de Madres Carmelitas Descalzas. Finalmente, y con la colaboración de Mujeres en Igualdad, institución que preside Celina Matilla, a finales de año se intervendrá un óleo sobre tabla enmarcada -de aproximadamente 50×70 centímetros- en el que se vislumbra una Sagrada Familia con San Juan. A pesar de que su autoría es anónima, la datación corresponde a 1580. A pesar de que todavía queda mucho por investigar, podría corresponder al círculo del prestigioso y excelente pintor de la época, Gregorio Martínez. «Es una de las grandes actuaciones de este año porque tiene sobre la tabla una protección que está muy oxidada».

Todo esto está por llegar, aunque el éxito del I Plan de Restauración y Conservación no han hecho más que confirmar que este «taller de los milagros» traerá de nuevo a la vida a muchas piezas que necesitaban un bonito resurgir.

Más información en la próxima edición de La Voz de Medina y Comarca

- Publicidad -

Lo más leído

- Advertisment -
- Advertisment -