0.9 C
Medina del Campo
viernes, febrero 3, 2023

855 mujeres fueron víctimas de delitos sexuales en internet

-

- Advertisement -

Redacción.-

El pasado 25 de noviembre se celebró el Día Internacional para la eliminación de la Violencia en las mujeres, con el objetivo de visibilizar todos los actos de violencia dirigidos a las mujeres. En este sentido, resulta conveniente profundizar en la denominada ciber violencia de género, y en concreto, en una de sus principales manifestaciones, la ciber delincuencia sexual.

¿Qué es la ciber violencia de género?

Se trata de un acoso a través de medios digitales que ejerce una persona hacia otra del sexo opuesto, con el objetivo de infligirle un daño moral y/o psicológico.

El año pasado, en España 855 mujeres fueron víctimas de delitos sexuales en internet. El 86% eran chicas menores de edad. En cuanto al perfil del agresor, un 95% son hombres dentro de los cuales se aprecia un elevado número de menores.

A menudo, las personas involucradas en estas situaciones, especialmente las más jóvenes, no saben que están cometiendo un delito, por ejemplo, difundiendo una imagen de alguien, ni tampoco las afectadas se sienten víctimas. Es de destacar que la ciber violencia se puede producir dentro de la pareja o de la ex pareja, lo que aún genera más confusión. La consecuencia principal es que la gran mayoría desconocen que pueden y deben pedir ayuda a pesar de su sufrimiento moral (vergüenza, culpa, etc.).

La ciber violencia de género se manifiesta de formas muy diversas. Casi dos de cada diez mujeres españolas, sido víctimas de acoso sexual y, afirman haber recibido insinuaciones sexuales humillantes, u ofensivas través de las redes sociales como Facebook, Instagram o Twitter. Y también a través de WhatsApp, correo electrónico y mensajes de texto.

¿Cómo se manifiesta la ciber violencia?

Se puede pasar de insultos o amenazas machistas o misóginas hasta la difusión de imágenes o vídeos comprometidos de una persona sin su consentimiento. Las formas del ciberdelito sexual se podrían categorizar en tres formas según la motivación del mismo: la explotación del abuso, que persigue un interés económico, las solicitudes sexuales con el objetivo de involucrar a la mujer en actividades sexuales y el abuso sexual basado en imágenes de contenido íntimo o sexual, que puede tener diversas motivaciones, algunas de ellas perversas.

Estos son algunos ejemplos de ciber violencia más frecuentes:

  • Acceder a las cuentas de redes sociales de alguien sin su consentimiento.
  • Controlar toda la actividad de la víctima en las RRSS. Acechar (stalking).
  • Espiar el móvil o dispositivo electrónico de otras personas.
  • Usurpar la identidad (phishing) de la víctima y hacerse pasar por ella en diferentes lugares de internet.
  • Difusión de imágenes o vídeos comprometidos, que podrían haber sido cedidas voluntariamente por la víctima (sexting).
  • Sertoxión: chantajear a la víctima para que imágenes íntimas o un encuentro físico a cambio de no difundirlas.

Prevención de la ciber violencia

La prevención es clave para evitar el ciberacoso, por ello es importante seguir algunas pautas para utilizar las RRSS, tales como:

  • Proteger las cuentas de RRSS con total seguridad y con contraseñas difíciles de adivinar. Activar los mecanismos de privacidad.
  • Eliminar de todos los sitios a personas que insultan, espían o controlan de manera habitual.
  • No enviar nunca imágenes comprometidas por internet.
  • No acceder jamás a las peticiones y chantajes de desconocidos a pesar de la presión.
  • No proporcionar las localizaciones personales a través de la red.
  • Es importante guardar todas las pruebas posibles del acoso ya que, si persiste en el tiempo, será imprescindible denunciar al acosador.

Además del desprestigio personal y moral que comporta, las víctimas de ciber violencia presentan graves secuelas psicológicas: trastornos ansiedad y depresión, así como, trastorno por estrés postraumático, que requieren de un tratamiento psicológico individualizado. En estos casos, existe una culpabilización excesiva y un estado de alerta prolongado.

Como en otras manifestaciones de violencia se trata de un delito penal; por ello es fundamental denunciar, aunque el ciberdelincuente esté protegido por el anonimato que proporciona internet.

En España, ya existen Unidades específicas para los delitos digitales en las policías autonómicas y las de ámbito nacional. Es aconsejable un acompañamiento psicológico de la mujer para atenuar los efectos de revictimización que comporta el proceso legal.

- Publicidad -
- Advertisment -

Lo más leído

- Advertisment -
- Advertisment -