6.1 C
Medina del Campo
sábado, enero 28, 2023

Detenido un varón que fingió alquilar una vivienda para amordazar y robar a la trabajadora de la inmobiliaria

-

- Advertisement -

Redacción.-

 Fingió querer alquilar una vivienda para retener y amordazar a la víctima, una trabajadora de una inmobiliaria
 Le robó la tarjeta de crédito con la que extrajo del cajero automático 600 euros
 El autor tenía que haber regresado al centro penitenciario de Topas a la hora a la que estaba cometiendo la detención ilegal
 Mostró gran violencia en su arresto amenazando a los agentes y causando daños en el vehículo policial
La Policía Nacional ha detenido a un varón al que se le imputan los siguientes delitos: detención ilegal, robo con violencia y estafa cometidos sobre una trabajadora de una inmobiliaria a la que amordazó -aprovechando que esta se encontraba enseñándole un piso de alquiler- para robarle la tarjeta de crédito y posteriormente retirar dinero de un cajero automático.
Además se le imputan los delitos de atentado a agente de la autoridad, daños y quebrantamiento de condena al no haberse reincorporado a la prisión de Topas en Salamanca después de un permiso penitenciario.
Mujer amordazada y amenazada
En la tarde del pasado martes acudía a dependencias policiales una mujer que denunciaba haber sido víctima de una detención ilegal y un robo entre otros delitos.
A primera hora de la mañana del 20 de diciembre un varón acudía a una inmobiliaria del
centro de la ciudad refiriendo que necesitaba una vivienda de alquiler, concertando una
visita a un inmueble horas más tarde.

A la hora acordada ambos accedieron a la casa discurriendo la visita con total normalidad hasta que llegaron al último dormitorio, momento en el que el varón se lanzó contra ella agarrándole por detrás el cuello, forcejeando la mujer ante la dificultad para respirar.
El arrestado la arrojó contra la cama, cayendo la mujer al suelo golpeándose la cara, donde el agresor siguió agarrándola, indicándole que hiciera todo lo que él la mandaba.
Posteriormente el individuo amordazó y maniató a la víctima con cinta americana. Una vez inmovilizada, el agresor registró las pertenencias de la mujer llevándose el teléfono móvil de la empresa, una tarjeta de crédito de la víctima y el dinero en efectivo que portaba, solicitando bajo amenaza el número PIN de la tarjeta, lo que la mujer presa del pánico le dio.
El varón se marchó dejando atada a la mujer en la vivienda.
Cuando el individuo regresó dio a entender a la denunciante que ya había sacado el dinero con la tarjeta (600 euros) y comenzó a amenazarle, “ya está hecho, no denuncies a la policía ni al banco, vuelve a tu trabajo con normalidad y no se lo cuentes a nadie. Sé dónde vives tú y tu familia y voy a controlarte… No des de baja la tarjeta ni la denuncies en unos días.”
Una vez fue liberada la mujer volvió a su lugar de trabajo donde su jefa, observando el
estado de la mujer la llevó al centro de salud -donde le diagnosticaron un politraumatismo- y posteriormente a interponer la denuncia.
Una vez en dependencias policiales los agentes con la ayuda de la víctima consiguieron
identificar al agresor. Dispositivo de búsqueda del agresor
Funcionarios de Policía Nacional iniciaron un dispositivo de búsqueda del individuo
identificado al que localizaron a 20 metros de la vivienda donde se habían producido los
hechos esa misma mañana.
El varón portaba bolsas con comida y bebida con la clara intención de quedarse a pernoctar en la citada vivienda.
En el momento de la detención, éste comenzó a exaltarse y forcejear con los policías,
prestando gran resistencia y violencia. En el cacheo que se le realizó se le intervinieron entre otros efectos un juego de llaves por lo que los agentes acudieron al domicilio de la inmobiliaria para comprobar que si estas correspondían con ese inmueble siendo
efectivamente así, observando como en una de las habitaciones estaba la bolsa con las
pertenencias del detenido.
Durante el traslado del arrestado hasta dependencias policiales y una vez en ellas, su actitud fue constantemente desafiante, llegó a escupir a los agentes y golpeó el coche
policial causando daños en su interior.
Tras pasar a disposición de la Autoridad Judicial esta ha determinado su reingreso en el centro penitenciario.

4 COMENTARIOS

  1. Ya está bien, joder, o nos metemos en la cabeza que hay gente que no merece la libertad o lo vamos a pasar muy mal. Pongámonos en la piel de la víctima, cuando esté en su casa, cuando tenga que salir, cuando este de nuevo en su trabajo y entre otro cliente,… Todo se supera, pero hay cosas que no pueden ser. Cualquier acto de violencia debe ser castigado con penas muy duras de privación total de libertad y trabajos duros en la cárcel o fuera de ella para beneficio de la comunidad y con férrea vigilancia policial, y de reinserción ni hablar, y el político que quiera reinserción que se lleve un ejemplar de estos a su casa. Ya vale de tanto buenismo, una cosa es ser bueno y otra ser tonto. O se destierra para siempre la violencia de nuestras vidas o lo pasaremos muy mal, porque a diferencia de los animales, que evitan hasta el extremo la agresión, el hombre violento no tiene medida y siempre acaba produciendo un grave daño a los demás, cuando no la muerte. Así que, señores políticos, menos pensar en cómo controlar a la justicia para perpetuarse en el poder, y más pensar en dar a la justicia las leyes necesarias para que las personas violentas no tengan cabida en nuestra sociedad.

    • Más vale que en lugar de pedir tanta prisión, represión, y barrotes, siguiermos el modelo de Noruega, en lugar de ir imitando también en esto a los estadounideneses (carceles saturadas, sanidad privada, educación privada, menos impustos para los ricos, condiciones laborales precarias, y las propinas en los bares para que el sueldo se lo pague el cliente)

      • O el modelo Venezolano, o el Cubano, o el de la Primera o Segunda República Española. Ahí si que el que la hace la paga.

        Por cierto, y sin querer ofender, podrías mejorar la gramática o por lo menos pasar el corrector ortográfico antes de publicar. Quizá sea porque debiste estudiar en un colegio privado religioso, en la educación pública me consta que se hace mucho hincapié en esto.

  2. Siento discrepar, pero lleva razón el primer comentario. Sigamos los modelos que usted quiera, basados en la buena educación y el respeto a todos, pero el que utilice la violencia de cualquier tipo y mas si hay muerte de por medio, a la cárcel y trabajo duro en beneficio de la comunidad, o se lo lleva usted a su casa, como usted prefiera.

Los comentarios están cerrados.

- Publicidad -
- Advertisment -

Lo más leído

- Advertisment -
- Advertisment -