16.9 C
Medina del Campo
viernes, junio 21, 2024

Accede a la edición impresa de La VOZ

Mariana Mazzucato: «Es una equivocación pensar que las instituciones públicas solo existen para corregir los errores del mercado»

-

- Advertisement -

Redacción.-

La economista Mariana Mazzucato, una de las personalidades más influyentes y reconocidas del mundo en materia de economía, ha sido investida doctora honoris causa por la UOC este jueves 3 de febrero. El rector de la UOC, Josep A. Planell, ha presidido la ceremonia en el Salón de Ciento del Ayuntamiento de Barcelona. También han participado la vicerrectora de Competitividad y Empleabilidad de la UOC, Àngels Fitó; la vicepresidenta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico del Gobierno español, Teresa Ribera, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. El acto se ha podido seguir en directo a través de internet.

Mazzucato ha empezado su discurso destacando la importancia de recibir la investidura como doctora honoris causa por la UOC, una universidad que apuesta fuertemente por «la educación para todo el mundo» y que incluso lleva la palabra abierta en su nombre, lo cual lleva a recordar su pensamiento: «hay que empezar estableciendo objetivos, como la salud y la educación para todo el mundo, y después retroceder y diseñar la economía para conseguirlos», ha dicho, en vez de hacerlo al revés. Y es que una de las premisas fundamentales en el trabajo de Mazzucato es que «la economía es una consecuencia, el resultado de las decisiones que tomamos, y no hay nada que sea inevitable». Por eso, ha manifestado, «tenemos que empezar a hacernos responsables de tales decisiones».

Para Mazzucato, pues, «es una equivocación pensar que las instituciones públicas solo existen para corregir los errores del mercado», y hay que pensarlas como un actor más a la hora de cocrear la economía, junto con el sector privado. La economista ha señalado que, aunque un gran número de empresas «se centran principalmente en el precio de sus acciones, los beneficios a corto plazo y los rendimientos trimestrales», en el mundo corporativo existen muchas formas de gobierno –algunas de las cuales incluyen organizaciones civiles y sindicatos en sus juntas– y nuestras condiciones laborales son fruto de mil batallas. Así pues, Mazzucato se ha referido al concepto de «misión economía», desarrollado por ella misma, que consiste en «eliminar estas estructuras de gobierno que nos han desviado». «No es inevitable que las empresas solo se preocupen por el precio de sus acciones», ha dicho, «sino que hay que rediseñarlo todo, y esto nos lleva a la experimentación».

En este sentido, la economista se ha referido a varias formas de establecer colaboraciones público-privadas, y ha puesto el ejemplo de las vacunas contra la covid. «En el caso de la vacuna de AstraZeneca, hubo una tensa negociación entre los investigadores financiados con fondos públicos –de la Universidad de Oxford– y la compañía en cuestión. Negociaron que el conocimiento que se creara fuera compartido de manera más amplia, con patentes más débiles. Otras empresas, como por ejemplo Pfizer, decidieron no hacerlo», ha expuesto. «Es interesante que incluso en el caso tan específico de las vacunas se dé esta heterogeneidad: había diferentes formas de hacer las cosas y algunos optaron por hacerlas de una manera que fuera mejor para la gente globalmente», ha destacado Mazzucato, «porque la misión no era hacer la vacuna, sino vacunar a todo el mundo».

La economista, que también es asesora de dirigentes políticos de todo el mundo en materia de crecimiento sostenible e inclusivo impulsado por la innovación, ha finalizado su intervención expresando que, en su opinión, «en Europa nos encontramos en un momento optimista». Esto se debe a que el plan de recuperación de la Unión Europea, bautizado con el nombre de NextGenerationEU, «deja atrás los objetivos de austeridad y reducción de déficit fiscal que predominaron después de la crisis financiera», y que causaron que en países como España se recortara en investigación y desarrollo financiados con fondos públicos, para dar paso a la inversión. Pero ha advertido que es importante que las conversaciones sobre cómo gastar el dinero tengan una implicación real de los ciudadanos, de forma que estos ayuden a establecer las prioridades. «La oportunidad se perderá si no la aprovechamos para cuestionarnos cómo deshacer las estructuras de gobierno tan problemáticas que tenemos», ha concluido Mazzucato, porque «no tiene sentido que se inyecte dinero a Europa si la gente no confía en los políticos y los gobiernos, si tenemos una administración pública débil, y si no existen mecanismos serios a través de los cuales los responsables políticos escuchen verdaderamente a los ciudadanos».

 

Excelencia académica y espíritu humanista
La vicerrectora de Competitividad y Empleabilidad de la UOC, Àngels Fitó, ha sido la encargada de llevar a cabo la laudatio de la ceremonia, en la cual ha presentado la trayectoria y méritos de Mazzucato, que, en palabras de la doctoranda, se resumen en una contribución principal: «repensar el estado». Así pues, Fitó ha destacado en su discurso que Mazzucato «escribe el guion de un nuevo capitalismo» que, en definitiva, «no concibe el crecimiento si no es inteligente, inclusivo y verde, ni entiende la innovación si no es colectiva, simbiótica y ecosistémica».

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que colabora con Mazzucato en proyectos como el Plan Estratégico Metropolitano, ha reconocido durante su intervención que el pensamiento de la economista es una «inspiración para la acción» para la ciudad y para un mundo que «necesita transformarse» haciendo frente a retos enormes como el cambio climático, la lucha contra las desigualdades y el fortalecimiento de la sanidad pública. En la misma línea se ha expresado la vicepresidenta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico del Gobierno español, Teresa Ribera, quien ha considerado que, «en un contexto complejo en el que con el paso de los años se ha ido consolidando una lectura de la realidad y una forma determinada de hacer las cosas», es «particularmente refrescante» que haya alguien que «plantee dudas sobre que esta sea la mejor manera de resolver los problemas».

En las palabras de clausura del acto, el rector de la UOC, Josep A. Planell, se ha referido a la doble vertiente de excelencia académica y espíritu humanista que comparten las personalidades a quienes la UOC ha concedido el doctorado honoris causa. Ha destacado de Mazzucato la capacidad para «huir de ideas establecidas» y «cuestionar una narración dominante durante décadas sobre el supuesto éxito del mercado frente al fracaso del estado». En este sentido, Planell ha resaltado que, bajo el objetivo del bien común, las instituciones públicas han demostrado que son «las que mejor vehiculan la innovación y la transformación, las que mejor alinean esfuerzos privados e intereses particulares, las que mejor orientan el conocimiento hacia un impacto social auténtico, y las que mejor motivan e implican a la ciudadanía».

- Publicidad -

Lo más leído

- Advertisment -
- Advertisment -