0.3 C
Medina del Campo
domingo, enero 23, 2022

¿No están hartos de los antivacunas?

-

- Advertisement -

Editorial

Después de casi dos años de pandemia, con el sufrimiento que ha provocado en todas sus fases, aún quedan algunos pocos que luchan contra la solución al problema: La vacuna.

Siempre han existido los llamados “antivacunas”, y en España nunca ha sido un movimiento mayoritario o que pudiera causar un grave problema a la sanidad pública. Sin embargo, resulta necesario abordar esta cuestión en la actualidad, con una crisis sanitaria de por medio, y con una serie de personas que pueden suponer un auténtico peligro para la salud de la sociedad.

Desde el inicio de la vacunación hace ya casi un año, los bulos y la mala prensa de algunas compañías ha sido una constante, y muchas personas han decidido no proceder a su inoculación por el miedo a los efectos secundarios que pudiera producirles. Esto es una auténtica decisión en contra de la ciencia y la evidencia científica, pues queda demostrado que todas las vacunas aprobadas por los organismos europeos han pasado unas pruebas específicas de las que no debemos dudar, con cuatro fases que certifican su utilidad para luchar contra la enfermedad.

España no tiene unos malos índices de vacunación contra la COVID19. Todo lo contrario, pues un 91,3% de la población diana ha recibido una dosis, mientras que el 89,5% ha conseguido realizar la pauta completa, un total de 37.684.831 personas. Unos datos que aumentarán en las próximas semanas gracias a la inoculación de la población más joven.

Debemos luchar contra el capricho y egoísmo de ciertas personas que prefieren dejar de lado su deber para con la salud de la sociedad y pensar de manera clara si debe ser obligatoria la recepción de vacunas. Hablan de la libertad del individuo para no vacunarse. Sin embargo, se trata de gente que confunde la libertad con una serie de normas de convivencia básicas. Bajo esa misma visión de la libertad, uno puede decidir dejar de pagar impuestos, circular a 200 kilómetros por hora, o saltarse cualquier ley que no le convenga. Sin embargo, vivimos en sociedad y todos tenemos nuestras obligaciones.

Lo peor de este egoísmo es que ni siquiera han logrado pararse a pensar en la población más vulnerable en la actualidad, las niñas y niños que aún no han podido recibir su inmunidad. Si los pequeños han podido soportar no ir de excursión en algunos momentos de la pandemia, ya somos lo suficientemente mayorcitos como para aguantarnos las ganas y, si nos vamos de turismo, al menos llevemos nuestro certificado de vacunación en regla.

La Voz de Medina y Comarca

6 COMENTARIOS

  1. Estamos hartos de los VACUNAS
    Dejar de presionar a la gente, esto es un acoso constante

  2. Estamos hartos de ti, cuevas, de lo patetico que eres!!, estás incitando al odio y eso es denunciable

  3. pues hablando de excursiones, son unos cuantos los que se han ido este mismo fin de semana a otra… visto lo visto, dice mas de quien va, que de quien no

Comments are closed.

- Advertisment -

Lo más leído

- Advertisment -
- Advertisment -