3.8 C
Medina del Campo
martes, noviembre 30, 2021

Una herida de la Guerra Civil que sigue sin cerrar en Medina del Campo

-

- Advertisement -

La ARMH de Valladolid estima localizar los cuerpos de 40 personas asesinadas durante la guerra civil española, en la excavaci?n medinense de ?El Pozo?, entre los que se podr?a encontrar Cecilio Nieto

P. de la Fuente-. Era un día de 2003 en el que soplaba mucho el viento. Una luna lorquiana parec?a anticipar lo que iba a suceder. Sof?a Su?rez siempre había escuchado que su abuelo, Cecilio Nieto L?pez -secretario de las Juntas Directivas de la Casa del Pueblo de Agricultores en Medina del Campo- había muerto en la Guerra Civil, pero no sab?a c?mo.

Su carrera como historiadora y el incipiente nacimiento de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Valladolid habían propiciado a que la medinense, 67 años más tarde, preguntase a Angelita Nieto, su madre, c?mo había fallecido Cecilio. Y es que hay que tener en cuenta que un tel?n de silencio cubri?, durante no hace muchos años, un escenario social en el que hablar de la Guerra Civil daba cierto temor, al considerar que podr?an ?abrirse heridas?, sin tener en cuenta que el di?logo, era lo propicio para cerrarlas. Y es que Cecilio Nieto puede ser uno de los cuerpos que se hallan en las profundidades de la excavaci?n de la fosa de «El Pozo», en Medina del Campo.

El día en que se perdi? la pista de Cecilio Nieto

Angelita Nieto apenas ten?a siete años cuando fue testigo, a la puerta de su casa situada en la calle Nueva del Amparo, de c?mo dos camionetas con soldados falangistas irrump?an en el camino de su padre. Era un caluroso agosto de 1936 y Cecilio volvía a su hogar con la paga correspondiente a sus labores como pe?n de campo. ??Para qu? quieres el jornal, si no lo vas a disfrutar??, le cuestionaron varios hombres que sal?an de dichas camionetas, mientras le golpearon con los fusiles en la cara y lo tiraron al suelo.

Fue entonces cuando le trasladaron, ya detenido, a la cárcel preventiva:??No fue a la cárcel del Palacio Real Testamentario, sino a unos calabozos localizados en el patio del pozo del Ayuntamiento de Medina del Campo?.

De este modo, la peque?a Angelita acompa?? el 30 de agosto a su madre, Sof?a Alonso Huerta, a comprobar el estado en el que se encontraba su padre reci?n arrestado. La escena fue la siguiente: ?Estaba completamente ensangrentado, incluso ten?a manchada la camisa. únicamente pidi? una manta para dormir y una camisa limpia? recuerda a día de hoy su nieta, Sof?a Su?rez, tras haber escuchado el testimonio de su madre, que con 91 años sigue emocion?ndose al relatarlo. Al día siguiente, acompa?adas con el macuto que había solicitado Cecilio, volvieron al calabozo y comprobaron c?mo ya no estaba all?.

?Don Gaspar vestáa dos pistolas encima de la sotana?

Hasta aqu? la pista de Cecilio Nieto. Todo es penumbra. No hay nada claro. ?l ya no está y Sof?a Alonso ha de ponerse a trabajar, e incluso la peque?a Angelita lo har? con ella: ?Casualmente, servían en una casa donde Don Gaspar, el cura de la Colegiata de San Antolín,? siempre iba a comer. Uno de los días, mi abuela Sof?a le habl? de mi abuelo, de que había desaparecido durante la guerra. Don Gaspar le dijo que podía estar tranquila, que Cecilio iba en un cami?n falangista direcci?n a Madrid y que, justamente a la altura de Ataquines, salt?.? Le habl? de que cuando los presos se escapaban, otros falangistas iban a caballo para detenerlos de nuevo. Don Gaspar le cont? que a mi abuelo le cogieron bebiendo en un humedal, pero que ?l le había confesado antes de morir?.

Hoy su nieta, que comparte el mismo nombre, recuerda aquellas palabras de su abuela. ?Cuando te dicen que Gaspar les había confesado, sab?as que le había dado el tiro de gracia?, relata. Lo que más le llama la atenci?n a Su?rez de todo lo que ha podido conocer de Don Gaspar es su vestimenta, pues encima de la sotana llevaba dos pistolas. ?Hablando con familiares en las mismas circunstancias a las m?as, recuerdan c?mo Don Gaspar escup?a al mismo tiempo que llamaba ?rojo? a sus familiares, que por aquel entonces eran tan solo unos ni?os?, relata la medinense.

Posibilidad de encontrar a su abuelo, Cecilio Nieto

Con la excavaci?n de la ARMH se abre un hilo de esperanza para Sof?a Su?rez, al esperar que su abuelo pueda encontrarse en ?El Pozo?. No obstante, varios vecinos le comentaron la posibilidad de que los restos podr?an hallarse en las tapias del cementerio:??Busqu? en los libros de enterramientos de La Mota y mi abuelo no figura. Estos juicios sumar?simos en los que se fusil? en el patio de armas, están registrados. He podido ver, por ejemplo, el registro de una mujer que mataron en plena calle, tambi?n a dos personas de Cervillego? enumera.

Vidas truncadas, testimonios que han permanecido en silencio durante muchos años y, en definitiva, una historia que todavía queda mucho por contar. ?No tenemos ning?n tipo de rencor, solamente queremos conocer la parte de la Historia que ha sido silenciada durante todo este tiempo. Hasta 2003 no conoc? todo esto?, se pronuncia hoy Sof?a, quiena además trabaja de forma activa con la propia ARMH de Valladolid.

Las Últimas noticias que se tienen de la excavaci?n, que recogi? este peri?dico hace unos siete días, es que se ha descendido alrededor de 18 metros de profundidad. Una profundidad que se asemeja a las heridas de una guerra civil en Medina del Campo, que todavía están pendientes de cicatrizar.

- Advertisment -

Lo más leído

- Advertisment -
- Advertisment -