15.1 C
Medina del Campo
miércoles, octubre 5, 2022

La Voz de Medina: El enfrentamiento verbal, la antesala de la violencia

-

- Advertisement -

Javier Cuevas (opini?n)

Es indudable que la radicalizaci?n y el contenido bronco de los mensajes de nuestros pol?ticos, está tensando la cuerda. La política está recorriendo un camino peligroso, se cambian los argumentos razonados, por mensajes emocionales, los programas electorales por la guerra de s?mbolos, se esgrime la mentira y la desinformación como instrumento de desgaste del rival, y todo en el peor momento posible, inmersos en una pandemia y con el deber de afrontar una grave crisis econ?mica.

Pero si la guerra se hubiera quedado en el Congreso, no dejar?a de ser una an?cdota, pero este mensaje está calando en la sociedad, se está pasando del enriquecedor debate entre posturas confrontadas, al insulto y la descalificaci?n. Si no piensas como el de enfrente eres un ?Facha? o ?Un rojo de mierda? ?un vendido? ?Fascista? ?Perro flauta? ?Feminazi? etc.? Los partidos no buscan militantes, quieren forofos incondicionales que no cuestionen la palabra del l?der. Y las radicalizaciones producen tambi?n otro efecto pernicioso, las posturas moderadas y razonables se diluyen en la confrontaci?n de la radicalidad, lo que viene siendo la antesala de la violencia.

Tampoco nos escapamos a este panorama los editores de medios de comunicaci?n, ayer sin ir más lejos public?bamos comunicados del PP, IU y PSOE, meros art?culos de información, en todos ellos nos dejaban algunos lectores reflexiones como ?Se nota de qu? color pol?tico eres? ?Cuanto te pagan estos? ?Como publicas lo de estos impresentables? sin entrar en otras lindezas dirigidas a mi persona. Un medio de comunicaci?n tiene la obligaci?n de reflejar todas las posturas políticas para que los lectores saquen sus propias conclusiones, pero en un estado de radicalizaci?n? muchas personas se sienten molestas por la publicaci?n de ideas que no concuerdan con las suyas. Espero que por el bien de la convivencia retomemos la senda de la discrepancia como algo enriquecedor, y no nos dejemos arrastrar por los nuevos fundamentalismos pol?ticos.

- Publicidad -
- Advertisment -

Lo más leído

- Advertisment -
- Advertisment -