Editorial

3

“Alea jacta est”

La sentencia “Alea jacta set”, que es tanto como decir que “la partida está jugada”, si por tal se entiende la Voluntad General expresada en unas Elecciones Municipaleses, ésta se decantó el domingo a favor del Partido Popular, cuyo candidato, Guzmán Gómez Alonso, ostentará la Alcaldía de Medina del Campo durante los próximos cuatro años.

Atrás queda una dura campaña electoral en la que las formaciones políticas concurrentes, unas con más ilusión y posibilidades de conseguir el triunfo y otras con menos, se batieron el cobre para, finalmente, conocer la voluntad de los medinenses de que produjera un cambio de signo político, con numerosas caras nuevas, en el número uno de la Plaza Mayor.

Los resultados han sido los que han sido y se han materializado en una Corporación fraccionada en cinco partidos, uno más que en la ya casi conclusa legislatura; aunque con un único mensaje claro: Guzmán Gómez Alonso presidirá el Ayuntamiento.

“Harina de otro costal” es la fórmula que adoptará el regidor en ciernes bien para gobernar en solitario con los concejales que han surgido de la candidatura que encabezó a través de pactos puntuales para la adopción de acuerdos, bien a través de un gobierno de coalición, siempre más cómodo y menos oneroso desde el punto de vista físico y mental pero más complejo ante el temor de exigencias antes del inicio del camino y durante el largo trayecto de toda una legislatura. Pero esas fórmulas y esas decisiones competen exclusivamente al ganador de las elecciones, que, sin haber obtenido mayoría absoluta, ocupará de forma inexorable la primera magistratura local como consecuencia de haber encabezado la candidatura más votada.

Por ello y a la espera de las decisiones que Gómez Alonso y su equipo tomen, los medinenses sólo pueden adoptar una actitud: esperar a ver qué hace el nuevo alcalde de todos, instalándose en la creencia y certeza de que aquello que haga surgirá de su mejor voluntad y de la ilusión que seguro tiene por el simple hecho de los apoyos recibidos de los ciudadanos en forma de votos y porque ostentar la Alcaldía de Medina del Campo es un honor para cualquier ciudadano de bien, y Gómez Alonso lo es, que se precie.

Y a partir de ahí, una vez constituído el Ayuntamiento, es de recibo no pedir sino exigir al resto de formaciones políticas esos cien días de cortesía sobre los primeros pasos que el nuevo regidor tenga a bien dar, bien para ultimar proyectos que pudieran estar en marcha, que demoler no es positivo, bien para iniciar otros nuevos, esperando que acierte en sus decisiones porque en ello va el futuro de la villa.

La Voz de Medina y Comarca

3 COMENTARIOS

  1. Sólo un apunte. Por el.hecho de no tener mayoría existen otras posibilidades para gobernar con mayoría este Ayuntamiento. Por ejemplo Medina Primero apoyada en pleno por el psoe y Ganamedina. Así pues, mucho adelanta el semanario en.dar por sentados posibles pactos. Aviso a navegantes

  2. Matemáticamente hay más posibilidades. La de Mojados ya » pactó» con Mon y San José, puede volver a «pactar» con el dinero del presupuesto en remuneraciones a Mohino y a Barragán. ¿ salen once ? Por si no están con mayoria suficiente algo también a los de ciudadanos. Ya son trece. Y además debería poner un sueldo de coordinador a Lambás, y otro a Valmaseda, no podemos desperdiciar a tan ilustres políticos.

    • Y que va a ser de Valmadeda? Si no se hace ese pacto.
      Lo mismo esta idea que cuentas si se les ha pasado por la cabeza e incluso la llevan a efecto. Sería maravilloso. Es una lección de democracia. Y veríamos como se ponen de acuerdo varias agrupaciones políticas por el bien de Medina. Y así de paso , el PP al banquillo. Los números dan. Por tanto ADELANTE como reza nuestro eslogan.

Comments are closed.