6.3 C
Medina del Campo
viernes, abril 19, 2024

Accede a la edición impresa de La VOZ

Claves para elegir un aire acondicionado eficiente y de bajo consumo energético

-

- Advertisement -

Por extraño que parezca, los sistemas de climatización y los aparatos de aire acondicionado son soluciones muy recientes en la historia de la humanidad. Con ellos, se da una respuesta al problema del frío y del calor en determinadas épocas del año, así como para poder disfrutar del confort térmico en el interior de nuestros hogares y permitir que el ser humano pueda habitar en zonas de climas extremos.

De hecho, aunque parece increíble, los sistemas de aire acondicionado, como tales, se llevan comercializando para uso doméstico desde hace menos de 100 años. Esto ha supuesto un incremento sin precedentes en los niveles de confort, tanto en nuestros hogares como en los lugares de trabajo donde desarrollamos nuestras labores cotidianas a diario.

Hace tan sólo unas décadas, los sistemas de climatización se fabricaban únicamente para que cumplieran su función principal: lograr el control de la temperatura de los espacios en los que habitamos o realizamos las actividades. Sin embargo, hoy en día la tecnología ha avanzado tanto que esto ya no resulta suficiente. Por ello, en la actualidad se está trabajando para poder elaborar sistemas de aire acondicionado de menor consumo eléctrico y que, además, cumplan sus funciones a la perfección.

Por ello, a lo largo de las últimas décadas los gobiernos han tratado de legislar para incentivar la fabricación y la utilización de electrodomésticos y dispositivos electrónicos más eficientes. En este sentido, se aprobó, el pasado año 2021, una normativa europea que actualmente clasifica estos aparatos de la A a la G dependiendo de su nivel de eficiencia energética. La clasificación comprende las letras A, B, C, D, E, F y G, siendo las dos primeras las más eficientes y las dos últimas las que disponen de una eficiencia menor.

La eficiencia energética es importante

Como hemos comentado, en el año 2021 se aprobó una normativa europea que clasifica los electrodomésticos, incluyendo los aparatos de aire acondicionado, dependiendo de su nivel de eficiencia energética. Esto es de vital importancia, ya que los dispositivos electrónicos que disponen de una calificación elevada de eficiencia energética son de bajo consumo y permiten ahorrar bastante dinero en la factura de la luz.

¿Pero por qué? Si nos ponemos a pensar, en el caso de un aparato de aire acondicionado, se considera eficiente si no consume más energía de la que necesita, por ejemplo, para mantener un nivel de temperatura constante en una habitación. Como veremos más adelante, esto se relaciona con la potencia del propio aparato en función de la eficiencia energética de la propia vivienda y del tamaño de las estancias.

En definitiva, la eficiencia energética al elegir un electrodoméstico o un dispositivo electrónico es algo que hay que tener en cuenta. De hecho, si optas por un aparato de aire acondicionado más económico, pero con una etiqueta energética F o G, esto quiere decir que el dispositivo realmente gasta más energía de la que necesita para mantener la temperatura de la estancia dentro de los niveles que le hemos indicado. Por lo tanto, en consecuencia, terminaremos pagando más dinero en la factura de la luz a final de mes. Esto quiere decir que, a la larga, la compra no resulta tan rentable como habíamos pensado en un principio.

Sin embargo, si, por otro lado, decidimos comprar un aparato de aire acondicionado con etiqueta energética A o B, estaremos apostando por un dispositivo electrónico con una alta calificación energética. Es decir, este tipo de electrodomésticos están preparados para cumplir sus funciones correctamente y, además, consumir la mínima cantidad de energía.

La potencia del aparato de aire acondicionado

Cuando vas a comprar un aparato de aire acondicionado con la idea de que resulte eficiente y así ahorrar dinero en la factura de la luz, debes asegurarte de que su potencia es la adecuada para las necesidades del espacio donde lo vas a instalar. Esta se mide en frigorías y calorías.

Es decir, este dispositivo debe tener la suficiente potencia para absorber el calor de la habitación. Y esto está directamente relacionado con las características de la estancia, es decir: el tamaño de la misma y su capacidad para retener la temperatura.

Sin embargo, si tiene demasiada potencia, gastará más energía de la necesaria, ya que se verá obligado a encenderse varias veces a lo largo del día para mantener la temperatura deseada. De la misma forma, si el aparato no tiene la potencia suficiente, se verá obligado a mantenerse encendido de manera continua sin nunca lograr llegar a la temperatura requerida. Así, el aparato estará funcionando continuamente forzado, lo cual es un desperdicio de energía importante y, por supuesto, engrosará el coste de la factura de la luz.

Así pues, para aclimatar correctamente una habitación, una de las claves para garantizar la eficiencia energética de un aire acondicionado es que esta se encuentre correctamente aislada. Debes tener en cuenta los metros cuadrados, la altura, la incidencia de los rayos de sol, el número de personas que se encuentra de forma habitual en su interior, etc. Por ello, decimos que la potencia en calorías o frigorías, se relaciona directamente con los metros cuadrados de la habitación y la capacidad de la misma para retener esa temperatura.

Finalmente, si estás pensando en instalar un aire acondicionado eficiente y de bajo consumo, puedes contar con la ayuda de los profesionales de https://tsclima.com/aire-acondicionado-valencia/. Su equipo técnico se encargará de ayudarte a saber lo que tu hogar necesita para cumplir todos los objetivos. Y, además, te asistirá para que puedas adquirir el aparato más eficiente y que te aportará los mejores resultados.

- Publicidad -

Lo más leído

- Advertisment -
- Advertisment -