28.7 C
Medina del Campo
lunes, octubre 3, 2022

El fuego que aviva la negligencia

-

- Advertisement -

Editorial

Miedo, temor, incertidumbre, esas son las sensaciones que se han entremezclado en la población zamorana y salmantina, que ha visto arder parte de sus vidas con impotencia, con el fuego a escasos metros de sus casas, y con la obligación -en algunos casos- de dejar atrás sus propios domicilios, sólo con la esperanza de que el viento y el calor no hicieran de las suyas, y de que los equipos de extinción actuaran con acierto.

Pero lo más grave es que esas sensaciones esta vez han ido acompañados de una inmensa rabia, dirigida hacia unas administraciones que no han puesto de su parte, que han sido negligentes y que han avivado las llamas con su desidia.

Y es que la zona de Zamora ha visto calcinadas, hasta el momento 60.000 hectáreas, por lo que nadie puede defender la labor del Gobierno de la Junta, que no sabemos si logrará salvar su imagen después de este desastre.

Desastre por ese operativo de incendios que comenzaba tan sólo una semana antes del mes de julio, mientras los forestales se mordían las uñas en sus casas al ver la sierra de la Culebra arder sin que nada pudieran hacer. Desastre por esa gestión de los montes, que no han recibido la limpieza adecuada por diversos motivos, entre los que se encuentran la falta de trabajadores durante los meses de invierno, la dificultad burocrática para que los vecinos puedan cuidar su territorio, o la desaparición de una ganadería extensiva que actuaba años atrás como cortafuegos.

Ahora solo esperamos soluciones, aunque tampoco podemos confiar en tenerlas. Ya el pasado año, el incendio de Navalacruz debió poner en alerta a nuestros gobernantes y, sin embargo, los hechos ocurridos durante estos dos meses hacen pensar que nadie ha aprendido la lección. Lejos de las obviedades sobre el correcto avituallamiento de nuestros trabajadores forestales, o los propios medios con los que debe contar nuestro operativo, el foco debe estar puesto en la prevención.

El nuevo equipo formado por PP y VOX deberá dar la cara por lo ocurrido este verano, proponer soluciones creíbles para los ciudadanos de los pueblos que tanto han sufrido durante estos meses, pero también para los propios trabajadores de extinción de incendios, que año a año no han recibido respuesta ante sus requerimientos para aumentar el operativo. Sin apenas haber terminado el mes de junio, parte de la comunidad sigue observando cómo su territorio es pasto del fuego, un fuego que ha avivado la negligencia.

La Voz de Medina y Comarca

- Publicidad -
- Advertisment -

Lo más leído

- Advertisment -
- Advertisment -