1.5 C
Medina del Campo
viernes, febrero 3, 2023

La construcción que necesita con TCIN

-

- Advertisement -

La construcción bajo la perspectiva de la técnica. Ese fue el motivo por el que nació en el año 2000 la empresa TCIN, que cuenta en la actualidad con una veintena de trabajadores, un ingeniero y un aparejador entre sus filas. Desde entonces, han afrontado numerosas obras de todos los tipos, por lo que pueden asesorar a sus clientes en cualquier proyecto, donde la eficiencia energética resulta algo fundamental.

¿Por qué tecno-construcción?

Lo que pretendíamos cuando empezamos era hacer construcción técnica, centrados en el diseño.

Lo que sí queremos es aportar nuestros conocimientos y asesorar al cliente respecto a los materiales nuevos, o cómo construir las viviendas consuman menos energía. Luego, el cliente puede querer gastarse más o menos dinero. Pero nosotros siempre asesoramos para que exista una calidad aceptable.

¿Cuáles son los principales cambios que ha vivido el mundo de la construcción a lo largo de los años?

Ha habido muchos cambios en los materiales, es algo en lo que solemos asesorar a nuestros clientes. Ahora ponemos menos ladrillo y usamos mucho pladur, material prefabricado, fachadas ventiladas… Todo ello, dependiendo de la idea que el cliente tenga. Siempre hemos hecho obra variada y hemos observado diferentes resultados. Por ello, sabemos los materiales que nos gustan y los que no.

No sólo por la eficiencia, sino porque se trabaja mejor con unos que con otros. Hay oficios que se están perdiendo y ya no se ponen ladrillos caravista o cosas más manuales.

Además, son materiales que aguantan mucho tiempo. Algunos repelen los rayos ultravioleta, absorben menos el calor o traspasa menos el frío.

¿Por qué crees que se han ido perdiendo este tipo de oficios?

Cuando llegó la crisis, muchos oficiales buscaron otros sectores de trabajo. Muchos se han jubilado y otros se han adaptado a nuevos trabajos y ya no quieren volver a la construcción. Es cierto que la construcción en el exterior es dura, se pasa frío, y se pasa calor. Y la gente busca más la comodidad.

¿Qué ha cambiado desde que comenzaron en el año 2000 hasta la actualidad?

Se buscan edificios o viviendas donde se consuma menos mucha menos energía. Además, ha cambiado la manera de calentar la vivienda, pues se utilizaban mucho las energías fósiles como el gas, o el gasoil.

Ahora se hace mucho con bombas de calor, donde la energía es mucho más eficiente y más limpia. Aparte, se ha montado mucha placa solar en vivienda residencial y se busca que el coste energético y de mantenimiento sea cada vez menor.

¿Cómo afectó la pandemia a la empresa?

Durante la pandemia hemos trabajado como todo el mundo. Con mucho cuidado y las mascarillas puestas. En el trabajo sólo nos afectó durante los dos primeros meses.

¿Ha habido más demanda?

Sí, pienso que al quedarse la gente en casa, se ha dado cuenta que había defectos en sus viviendas y todo el mundo ha intentado hacer una pequeña reforma. También se ha notado en las tendencias de vivienda nueva, pues ahora son unifamiliares, donde las personas viven menos en comunidad de edificios, y más con su propia parcela y jardín.

Ahora se está viviendo algo de desabastecimiento y una subida de precios, ¿cómo les está afectando?

Creo que la subida de precios afectará bastante al sector. De momento, teníamos materiales y no nos ha afectado pero se va a acabar notando.

Había proyectos que teníamos presupuestados y hemos tenido que anular los contratos y hacer otros nuevos. En otros casos, los hemos tenido que suprimir.

¿En qué tipo de materiales están viendo esta subida de precio?

Prácticamente en todos. Subidas en el acero en más del 100%, el cobre, el aluminio… En los materiales de construcción ha sido más tarde, pero ya han subido todos. Eso nos repercute en un mínimo de un 20 o 30 por ciento del precio final.

¿Cómo ve el futuro del sector?

Las previsiones que tenemos son que estas subidas de precios en materiales no bajen al menos hasta el 2023. El futuro es una incógnita. Habrá gente que continúe con sus proyectos, otros se aplazarán y otros se anularán.

Ahora mismo tampoco hay mucho personal. Hay plazos largos. Entiendo que se va a ralentizar y, si los precios no se estabilizan, no sabemos qué pasará.

8 COMENTARIOS

  1. De Madalena a construcción žapatero a tus Žapatillas

  2. Esta persona lleva toda la vida emprendiendo en una villa como Medina del campo que si no fuese por él muchos puestos de trabajo De la Villa no estarían ocupados. Gracias a personas como esta que emprende negocios y forma empresas, ciudadanos como tú y como yo vive todos los meses.
    Seguro que eres del tipo de personas como el COLETA que critica al empresario Amancio Ortega y luego viste ropa de su negocio y del que gracias a él miles de personas pueden trabajar y ganar dinero a día de hoy….comete tu mierda o lo que sepas hacer que las personas que que forman negocios ya dan el pan de cada día de muchas personas majete…

    • He aquí un iluminado al que le gusta que le quiten el IRPF de su nomina todos los meses pero no le importa que el «empresario» Amancio Ortega defraude a hacienda millones cada año.
      A ver cuando os dais cuenta de que generar riqueza no esta reñido con pagar lo que te corresponde, paletos.

  3. Cuanta gente se ha arrepentido de tantas cosas que se han dicho

  4. Yo pago seguridad social y hacienda.. Lo valiente no quita lo cortes.. Hay mucho listo

  5. cuando vais a adsorber a Carbajosa de la calle Colón para que deje de utilizar la via publica con consentimiento del ayuntamiento, a ver si se va ya de una vez al poligono que es donde esta toda su competencia.

  6. Sobre todo pregunta a sus empleados cuando se reunen en el parque detras de la iglesia de Santiago.

Los comentarios están cerrados.

- Publicidad -
- Advertisment -

Lo más leído

- Advertisment -
- Advertisment -