18.9 C
Medina del Campo
miércoles, octubre 20, 2021

La ARMH cierra un ciclo en Medina del Campo con la clausura del pozo al que fueron arrojados 37 represaliados

-

P. De la Fuente-. Hay una entidad que ha estado navegando en las aguas de nuestros mares de manera exhaustiva durante los últimos meses. Mares castellanos que no son más que campos repletos de siembras de distinta índole; de frutos labrados por aquellos ancestros de antaño; de historias trasladadas de generación a generación y de vidas que desafortunadamente fueron truncadas durante la guerra civil española. Es la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Valladolid la que en agosto de 2020 iniciaba el proceso de búsqueda de lo que aparentemente iban a ser 15 personas arrojadas al pozo de la conocida como ‘Casa de los Alfredos’ y la que hoy -y tras el hallazgo de los restos de más del doble de lo esperado (37)- cierra ciclo, al sellar el pozo en el que han estado trabajando durante todo este tiempo.

Con poco más de un 1.10 metros de anchura y una profundidad de 31 metros, Julio del Olmo y su equipo han devuelto a la historia aquellos capítulos que se habían perdido hasta el momento. Así, durante estos últimos días de septiembre de 2021 el pozo ha vivido el ocaso de las labores: «Son sentimientos de alguna manera ambivalentes; por una parte, satisfacción de haber podido recuperar a estas personas que un día los militares sublevados hicieron asesinar y desaparecer aquí. Por otra, cierta tristeza de tener que cerrar este sitio después de llevar más de un año trabajando» señala el presidente de la ARMH Valladolid, Julio del Olmo.

Tal y como explica el presidente, que de forma voluntaria ha desarrollado el proceso de exhumación, se ha procedido a la colocación de aros en el interior del pozo con una empresa especializada: «Se han colocado cuatro aros sobre los que ya había previamente, de tal manera que la boca del pozo ha quedado a un metro de la superficie. Sobre esa boca se ha puesto una tapa de hormigón para que no vuelva a entrar tierra en el interior y, obviamente, se ha echado tierra para cubrir su exterior». 

A pesar de que el proceso de investigación y análisis de pruebas de ADN todavía tardará en dar sus frutos, parece estar claro el hallazgo de un padre y un hijo así como de dos hermanas en el interior del pozo. En los restos del padre se habrían encontrado hasta seis tiros en distintas partes del cuerpo, como cara, torso y piernas, tras el enfurecimiento al ver a los militares asesinar previamente a su hijo (…)

Más información en la edición impresa de La Voz de Medina y Comarca

 

-Publicidad-

Lo más leído

- Advertisment -
- Advertisment -
- Advertisment -