17.9 C
Medina del Campo
sábado, septiembre 25, 2021

Renacentista a medio gas

-

Editorial

El recuerdo más peculiar de los años gloriosos de Medina del Campo con desfiles, disfraces y todo tipo de actividades en los que el disfrute y la alegría se funden con la historia.

Todo ello debería quedar manifestado durante esta semana en la Villa de las Ferias. Sin embargo, la pandemia de coronavirus ha trastocado una vez más los planes de la localidad para celebrar por todo lo alto unos eventos que ya se han convertido en tradición y que los medinense tienen ya arraigado en su idiosincrasia.

Nos encontramos una vez más con un quiero y no puedo. Esta es una fiesta en la que lo primordial es compartir con tus vecinos la maravillosa historia y llorar una vez más por la quema de la Villa de las Ferias. La realidad del presente nos priva de ello y cabe preguntarse si era necesario realizar estos eventos «a medio gas».

Y es que desde la oposición piden respeto para esta festividad, pues ven cómo ha quedado relegada, mientras que el equipo de Gobierno tiene la mirada puesta en los sanantolines. Sin embargo, las críticas que traen consigo son por falta de actividades, mientras que es posible que la solución fuera una alternativa mucho más tajante y viniera por postergar un año más estas festividades.

No hablaremos de degradar o de nulo respeto por la Semana Renacentista como han señalado algunos grupos de la oposición, pero sí se puede observar con claridad cómo esta no es la semana que recordamos y añoramos.

Tampoco queremos culpar al equipo que compone el gobierno actual. Han programado algunas actividades con la finalidad de no perder esta tradición, aunque se han encontrado con escaso respaldo de sus vecinos, algo normal teniendo en cuenta la situación actual de pandemia, que exige una prudencia en cada ciudadano al que luego se le pide salir a disfrutar de las actividades.

Por todo ello, desde estas líneas nos preguntamos si no hubiera sido mejor haber dejado aparcada durante un año más la Semana Renacentista hasta un 2022 en el que se espera la antigua normalidad. ¿Habría perdido Medina su tradición, o habría cogido un impulso más grande?

Nunca lo sabremos. Lo único que deseamos es que el próximo año nuestras calles vuelvan a rebosar de gente ataviada con sus trajes y disfruten una vez más de nuestra Semana Renacentista por todo lo alto.

La Voz de Medina y Comarca

-Publicidad-

Lo más leído

- Advertisment -
- Advertisment -
- Advertisment -