La incógnita sobre la recuperación económica en 2021

0

Editorial

Con la llegada del nuevo año y la vacunación que se realizará durante los próximos meses, parece evidente que tarde o temprano dejaremos atrás la pandemia de COVID19. Sin embargo, nos encontramos ante una incógnita por resolver, y es que no podemos atisbar cómo reaccionará el Gobierno de la Nación y las diferentes instituciones que rigen el porvenir para salir de una situación de crisis que, según los organismos internacionales, ponen a España como segundo país del mundo más afectado por la pandemia de COVID19.
Tras el problema sanitario, tenemos frente a nosotros un problema económico de primer nivel.

El caso más cercano es la previsión de que se produzcan miles de despidos que las empresas no podían hacer hasta este momento. La explicación viene porque el gobierno impuso a las empresas que implantaban ERTE entre sus trabajadores, la obligación de no despedir a sus empleados hasta pasados seis meses desde su vuelta a sus puestos laborales. Bajo esta circunstancia, ahora se cumplirán esos seis meses para muchos empleados, que podrían ver desaparecer sus puestos ante la crisis económica que acontece en muchos de los negocios del país.

Para luchar contra este desempleo que se avecina, cuando la situación permita una cierta normalidad deberemos recuperar nuestros hábitos de consumo, pues el miedo hace que muchas de las actividades que se realizaban antes de la pandemia no vuelvan hasta que la población esté inmunizada y se sienta de nuevo segura.

Además, durante estos meses hemos visto a pasos acelerados la puesta en marcha del teletrabajo, uno de los mayores avances de los últimos años que podría provocar también el despido de multitud de personas con ello. No es así en muchas administraciones, pues si la digitalización nos atropella, muchas agencias públicas siguen estancadas, con el mismo número de personas y con retrasos evidentes, como la imposibilidad de realizar pagos con tarjeta.

Para responder a todas las incógnitas que nos trae la nueva situación, el gobierno ha aprobado unos presupuestos generales que sólo conseguirán revertir la actual situación de crisis si la población responde con un consumo mucho mayor del que estamos viviendo en la actualidad. Aun con todo, ni los economistas ni el propio gobierno se atreven a aventurarse sobre si estas cuentas estarán bien enfocadas o producirán unas consecuencias más destructivas.

La Voz de Medina y Comarca