10.4 C
Medina del Campo
lunes, noviembre 29, 2021

La Villa de las Ferias y su Tauromaquia en tiempos de c?lera

-

- Advertisement -

P. De la Fuente-.? De Mariano Garc?a P?saro es caracter?stico hasta su forma de andar. Bohemio por naturaleza, siempre se supo que sus ojos habían visto suceder un sinf?n de cap?tulos hist?ricos de la Villa de las Ferias. Y en aquello de la poes?a, es sencillo cogerle el ritmo, pues entre verso y verso, uno se evade y se escapa de este, nuestro universo.

Mariano Garc?a P?saro

Al preguntarle por las fiestas patronales, se le hace dif?cil no recordar a su padre, Mariano Garc?a Sánchez, quien fuera cronista de la villa y que relat? ?en La Voz de Medina de 1980- un suceso acaecido en 1893: la llegada del c?lera a Medina del Campo. Con su caracter?stica entonaci?n, Garc?a P?saro ejecuta la lectura del edicto de su padre: ?Rara era la familia medinense que no sufri? los mort?feros zarpazos del morbo desolador. Las autoridades sanitarias dieron ?rdenes muy severas, por las que se procuraba, en lo posible, el aislamiento de las personas atacadas, y ocurrido el fallecimiento, se mandaba que los cad?veres fuesen inmediatamente trasladados al cementerio sin previos velatorios en las casas, ceremonias lit?rgicas, ni cortejos f?nebres.

Vendr?an despu?s de la inhumaci?n las exequias y demás actos de nuestro rito (…). Medina se atuvo a tales ordenanzas de urgencia y colabor? como pudo en la lucha contra la peste. Entre otras cosas, organiz? con car?cter de temporal un cuerpo de camilleros compuesto por doce hombres animosos, cuya principal misi?n era montar guardia permanente en el cuartelillo que se les prepar?, y estar desde ?l atentos a los avisos de auxilio que recib?an. Se personaban en la casa mortuoria, amortajaban al cad?ver y sin dilaci?n alguna, le trasladaban al cementerio. Turn?banse los camilleros de modo que la guardia no se interrumpiera de noche ni de día y entreten?an sus esperas jugando a las cartas. El cuartelillo lo ten?an en la calle Gamazo, en el local mismo que ahora ocupa Julio del R?o con su taller de fontaner?a. Mataban el gusanillo aquellos hombres de pelo en pecho a latigazos de orujo de lo más fuerte y ba?aban sus almuerzos y meriendas con vino blanco de los mejores pagos medinenses (…).

En agosto de un año de aquellas próximas las fiestas de San Antolín, falleci? don Toribio Zaera, consorte de do?a Filomena Flores. Hombre de pro en la villa. Ignoro si muri? a consecuencia del c?lera o de alguna otra enfermedad coincidente con la epidemia. A los funerales por el alma de don Toribio asisti? inmenso gent?o. El c?lera había remitido, pero tem?an los medinenses, con raz?n fundada, que el Gobierno Civil no autorizase la celebraci?n de las corridas de novillos (…) ?Habr?a novillos? Tales las preguntas que las gentes se hac?an a la salida del funeral. Al salir de la Iglesia el alcalde, que lo era don Sebasti?n Fernández Miranda, se acerc? un alguacil municipal y le hizo entrega de un telegrama. Abri?lo apresuradamente, lo ley? sin poder disimular su complacencia y transmiti? a las personas que ten?a a su lado: se?ores, por fin hay novillos; el Gobernador los autoriza. Con la mano en alto, mostraba a la multitud el feliz telegrama y la noticia corri? como la p?lvora. Medina, a pesar de la calamidad que atravesaba, no ocult? el gozo que la buena nueva le deparaba?.

Y aludiendo al antiguo cronista, Gerardo Moraleja, Mariano Garc?a P?saro ?remata la faena? a?adiendo un chascarrillo: ?Ya se sabe que los medinenses se pasaban gran parte del año montando y desmontando talanqueras y tablaos?.

Retales de torer?as en el Coso de la Plaza Mayor

Como si fuera ayer, y en relaci?n a que ?recordar es volver a vivir?, Mariano esclarece las dimensiones de aquel primitivo recinto taurino: ?Yo he llegado a conocer la ?plaza partida?. Era, aproximadamente, desde el Palacio Real Testamentario hasta lo que se conoci? como la zona del Atrio de la Colegiata. Hab?a muchas capeas, el conocido como toro de las once y tambi?n varios desencierros?. Tambi?n anota quien daba los toques musicales en aquellos festejos: ?Recuerdo la melodía de la Banda de Másica de Casimiro. Mientras tanto, en el ruedo se podía ver a Rufo ?El Barbas?, ?El Moreno de la Seca?, que es el padre del torero Jorge Manrique,? o ?El Barbero de la Seca?, entre otros muchos.

Asimismo, Garc?a P?saro rememora uno de los días que se le quedaron grabados: ?Uno de los días de capea se dedicaba al ?toreo de luces?, me gusta llamarlo. Las grandes ferias que todos conocemos tambi?n son ?populares? porque es el pueblo el verdadero protagonista que decide con su veredicto. Pero, como te comentaba, en uno de esos ocho días iba a venir Belmonte?o, al que habían contratado con anterioridad mi padre y otro grupo de medinenses, tan mala suerte tuve que falleci? mi abuela paterna ?gueda y no pude asistir a verlo. Fue un disgusto tremendo, pues iba a ser mi primera vez en ver a un torero vestido de luces?. Todo ello se remonta al año 1946.

Sin ir más lejos, en Medina se han celebrado ?festejos con matadores extraordinarios. Ya en 1822 figuraba una corrida de toros con Jer?nimo José C?ndido y Juan León. Dos toreros de romance y leyenda que se enfrentaron a unos catorce o veinte toros. Coment? todo ello en el gran museo de la A.T.C. Los Cortes que a todo esto, qu? pena la marginaci?n que se ha hecho con ello, era uno de los grandes documentos taurinos y festivos de Medina del Campo que, por falta de inter?s de quien corresponda, está ahora mismo recogido?.

Y si hablamos de los encierros, el medinense recuerda como si fuera ayer la campa?a que realiz? desde la Emisora de Radio del Instituto Laboral, para que volvieran a correr las reses por las calles, tras la prohibici?n de los encierros: «Contamos con secciones dedicadas a la tauromaquia con la presencia de Francisco Alonso ?Paquillo?, que era un gran cr?tico taurino».? A todo esto, algo quiere dejar claro en relaci?n a la situación actual:??Ante todo está la salud y la vida, si no lo tenemos claro, mal vamos a ir?. Por lo que, con un toque de resignaci?n, asevera que el año que viene, se volver? a coger con más ganas si caben las Ferias y Fiestas de San Antolín.

Más información en la edición impresa de La Voz de Medina y Comarca especial San Antolín.

- Advertisment -

Lo más leído

- Advertisment -
- Advertisment -