Editorial

0
944

Que no se apague la ilusión

Una vez más volverán a escucharse los tambores, la melodía de las trompetas, el sonido de los fuegos artificiales… Volverán a encenderse las antorchas, abrirán de nuevo los puestos del tradicional mercado y escucharemos música que nos invitará a viajar en el tiempo para vivir la mayor época de esplendor de Medina del Campo, aterrizando, de este modo, en los siglos XV y XVI en los que los Reyes Católicos paseaban por las calles del municipio medinense, en los que la riqueza de la villa era obvia, en los que los ciudadanos tenían un amplio espíritu de lucha para proteger su tierra…

Medina volverá a disfrutar un año más de la celebración de la Semana Renacentista y de la Feria de Imperiales y Comuneros, no sin antes haber calentado motores con las actividades previas que llegarán de la mano de los espectáculos de mapping, que resaltarán la valía de los monumentos del municipio vallisoletano.

Medina posee una gran joya, un diamante en bruto que se ha ido creando poco a poco a partir de un término que posee una fuerza inmensa: la ilusión. Y es que, en este caso, no nos vale el refrán que dice “a falta de pan, buenas son tortas”, porque a falta de pan, un pueblo se ha unido y ha conseguido en un tiempo récord algo inimaginable, un acontecimiento que es referencia a nivel nacional y que llena de vida las calles de la localidad.

La Feria Renacentista ha conseguido la calidad que evidencia en cada edición a base del trabajo de muchos, de la imaginación, de las ganas de todo un pueblo de dar a conocer lo que valen sus raíces y su historia; y del talento que poseen aquellos que son capaces de transformar, en pocos días, el siglo XXI en olor a especias, en desfiles, en batallas, en bailes, en encuentros, en talleres artesanos y en un largo etcétera del que está compuesto este acontecimiento que atrae a decenas de miles de personas a lo largo de cuatro intensas jornadas.

La villa demuestra durante una semana que es capaz de seducir a la sociedad con pocos recursos materiales pero muchos personales, porque no existe nada mejor que el querer, que la unión entre vecinos, que la confianza en un proyecto. Porque no olvidemos los comienzos, aquellos primeros pasos de incertidumbre que nadie sabía hasta dónde iban a llegar, basados, prácticamente, en los recursos del Ayuntamiento, pero a falta de dinero, bienvenida es siempre la pasión de una sociedad por llevar a su pueblo a lo más alto.

La Semana Renacentista es necesaria para seguir manteniendo el nombre de Medina en los primeros puestos y su gente reconoce este hecho que, además, deja buenas influencias económicas en la zona. Sigamos trabajando todos juntos por un programa que crece en contenido y en calidad, y que abre las puertas al exterior para demostrar la valía de sus residentes, de su cultura y de sus tradiciones.

La Voz de Medina y Comarca

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here
  • Responsable: La Voz de Medina Digital
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: lavozdemedina@grupodiez.net
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.