La familia de María Dolores Sánchez Moya la recuerda públicamente en el Día de las Personas Desaparecidas

0
3072

Azucena Alfonso.- María Dolores Sánchez Moya desapareció el 24 de julio de 1990. Veintinueve años después, en los que no se ha sabido nada de su paradero, sus familiares han querido recordarla públicamente, demostrando que no se rinden y que por muchos años que pasen siempre estará presente en sus vidas.

Sánchez desapareció en la villa medinense cuando iba a coger el tren que a diario la llevaba a Valladolid, ciudad en la que trabajaba. No dejó ni una pista y nadie vio nada. Su familia está segura de que no fue una desaparición voluntaria, por este motivo, y ante la ausencia de explicaciones, muchas veces se ha sentido abandonada ante este hecho.

Más información en la próxima edición de La Voz de Medina y Comarca.