Llega un nuevo año

Cuando el próximo lunes suenen a las doce de la noche las tradicionales campanadas, España entera celebrará la llegada de un nuevo año.
De esta forma quedará atrás un aciago 2018 a consecuencia de las convulsiones políticas que han azotado a España.
Cataluña, la aparición de un partido de ultraderecha por primera vez en el panorama parlamentario autonómico, la desvergüenza de uno de los partidos políticos con vocación de gobierno, el PP, cuyo presidente no supo retirarse a tiempo para evitar una moción de censura y la condena de Ana Botella y su equipo, el Ayuntamiento de Madrid, a pagar 25 millones de euros por haber vendido las viviendas municipales a fondos buitre sintetizan el desastre del año que queda atrás en el que también habría que encuadrar dentro de la negatividad el desastroso funcionamiento de la justicia, del poder judicial y la inoperancia de un Estado para poner fin a la violencia machista.
En lo positivo quedan atrás, aunque no son capaces de contrarrestar la negatividad de todo el conjunto, unas tímidas subidas de pensiones y del salario mínimo interprofesional.
Para empezar el año, España tendrá que apañarselas con el techo de gasto que aprobó en su día Mariano Rajoy, a consecuencia de la “pinza” que el Partido Popular y Ciudadanos han hecho en el Senado para evitar que las autonomías puedan disfrutar de una cantidad jugosa de millones de euros para dedicarlos a educación, cultura y servicios sociales.
Sin embargo hay que dejar de lado el pesimismo, instalandose en la creencia de que 2019 será mejor que 2018 al menos en el ánimo de los ciudadanos que siempre esperan un futuro mejor para ellos y para sus hijos que el que tuvieron ellos mismos y sus padres.
Por tal motivo son días de dejar atrás discusiones no sobre política con mayúsculas, sino de politiquería raquítica para centrarnos en dar vuelo a las ilusiones de una España mejor y, por supuesto, una Medina más próspera en la que los medinenses además de salud disfruten también de un puesto de trabajo.
Lo demás son meros deseos de paz, amor y amistad que los medinenses prodigaran en sus propias casas y en las de sus conocidos con el fin de conseguir un futuro prometedor para todos, deseo al que se suma este semanario tanto para sus lectores como para aquellos otros que no lo son.
En nombre de la redacción de La Voz de Medina y Comarca, ¡Feliz y próspero 2019!

La Voz de Medina y Comarca

Vecillas generico

4 COMENTARIOS

  1. El periodismo hace muchísimo tiempo que dejo de ser imparcial, sobre todo cuando son incapaces de conseguir aportaciones privadas en publicidad por incompetencia o por cada vez haber menos empresas y en peor situación, así con la única vía de las administraciones públicas, y su dependencia tenemos medios apesebrados, como el que nos ocupa.

Comments are closed.