La clase política

Años han pasado ya desde “la finalización” de las obras de la Travesía de la N-VI y pocos días desde que se conocieron las conclusiones de la Comisión de Investigación sobre la misma para dilucidar responsabilidades y poner el tema en manos de la Fiscalía. Pero, al margen de los resultados y conclusiones de la Comisión de los que tanto se ha hablado, hay algún dato que evidencia determinados hechos que bien podrían servir para hacer un retrato de la clase política.
Los concejales de los años en los que se produjeron los hechos eran 21, entre Gobierno y Oposición, y sin embargo nadie denunció en su día lo que estaba aconteciendo: si las obras se terminaron o no, si faltaba una certificación de fin de obra, si hubo material acopiado que desapareció y un largo etcétera de temas que más allá de aclarar el asunto permiten hacer una radiografía de la clase política de un momento determinado que no vio, consintió o se calló los hechos acaecidos. Algo que obliga a todos los ciudadanos a pensar y a preguntarse en qué manos estuvo Medina, tanto en el Gobierno, algunas de cuyas andanzas, propias de tunantes, ya se han conocido y reconocido en los Juzgados por otros casos; y qué papel jugó una oposición que aparentemente no se enteró del asunto.
Tuvo que llegar la reclamación económica por parte de un administrador concursal, uno de esos que nombran normalmente los Juzgados para liquidar la quiebra de una empresa, para que que el Ayuntamiento se diese cuenta de lo que había sucedido años atrás. Pero la gravedad del tema sigue ahí en lo que a responsabilidad política se refiere, no ya de la Corporación Municipal que representaba a los medinenses en los años en los que ocurrieron los hechos sino a los que los representan en la actualidad.
Y es que de las declaraciones, indagaciones y pesquisas realizadas por la Comisión, la totalidad de los grupos políticos han llegado a la conclusión de que existieron varias irregularidades en el tema de la Travesía para culminar las mismas con corolarios y comportamientos diferentes. Y no se trata ya de enviar o no no el tema a la Fiscalía sino de la expresión del voto ante tal propuesta, ya que unos, los que entonces eran oposición, se lanzaron al “sí”; mientras que los que entonces eran Gobierno – no directamente ellos pero sí sus compañeros de partido – tras exigir la celebración el Pleno se abstuvieron en la votación aun reconociendo que sus predecesores obraron mal.
De orates parece la cuestión para los ciudadanos que están ya hartos de que se sigua “mareando la perdiz” sobre algunos temas y esperan, con vergüenza ajena, que con discreción se lleve este asunto ya casi judicializado y posiblemente prescrito.
La Voz de Medina y Comarca

Opticalia 2×1 sep-nov 2018

2 COMENTARIOS

  1. Credibilidad es la cualidad de creíble (que puede o merece ser creído). El valor más importante de un político.

    Pues no, alcaldesa de Mojadina, desde MOJA dos destrozando me DINA, usted no tiene credibilidad.

    Enorme sorpresa me causó ayer leer el editorial del Sr Solana, esperaba una defensa a ultranza de su fantasía de puerto seco, donde se crearían 4000 o 5000 puestos de trabajo. Pues no, JJS no sólo no realiza una loa de sus gestiones en la creación de empleo, sino que tarda dos días en publicar en este medio, sin ninguna duda la noticia de la semana.

    Usted tampoco demuestra dar excesiva credibilidad a la periodista local de El Norte de Castilla. Me esperaba la portada y un publireportaje de dos páginas en nuestro diario regional, ensalzando a tan ilustre política. Pues tampoco, se tiene que conformar con una columna, en la misma página, en la que nos narraban la reducción del IBI en Tordesillas. Excelente alcalde, su compañero de partido el Sr González Poncela. ¡ Que envidia me dan los tordesillanos !. Por cierto La Voz de Mojadina, perdón La Voz de Medina, para hacerla un nuevo favor a usted, no publicó esta noticia. ¡ Prepárense que viene Dola Teresa con el IBI del 2018 ! Queridas amigas las adelanto que el sablazo que nos va a meter va a ser histórico.

    Y por los comentarios que leo en este medio y oigo por las calles de mi querido pueblo, no tiene credibilidad ninguna entre la ciudadanía, esa ciudadanía a la que usted menosprecia llamándola ILUMINADOS. Esto si que es importante, señora alcaldesa, que paga sus impuestos locales en Mojados, que sus ciudadanos no la crean.

    Una noticia que debería ser una explosión de gozo en todos los medinenses, no la cree nadie. No la creen los medinenses, no la creen sus votantes y lo que a mi me daría que pensar, ni JJS en su editorial, ni PG en su noticia de El Norte de Castilla.

    Credibilidad queridas amigas. Que valor más importante en un político local.

Comments are closed.