Editorial

3

Elecciones en el PP

Tras haber presumido durante años de ser la formación política más numerosa de España y Europa, en épocas con más de un millón de afiliados y con 869.535 en su último censo, el Partido Popular se apresta a celebrar las elecciones a su Presidencia en cuyo proceso sólo podrán votar 66.384 militantes, un 7,6% del total de censados, ya que el resto no ha pagado la cuota anual ni ha abonado el precio “low cost” de 20 euros preceptivo para poder emitir el sufragio en dicho proceso.
La situación no deja de ser alarmante para un partido de gobierno, alguno de cuyos candidatos a la Presidencia ha denunciado presiones, ha verificado en “tierra extraña”- coto de algún otro aspirante – el censo; e incuso ha planteado cambiar las normas de elección cuando el proceso ya había comenzado. ¡Vamos, nuevas cartas que las que me han tocado no pintan!.
Así se ha sembrado la sombra de una duda, no novedosa, de que las cuotas de los afiliados presumiblemente se pagaban por el propio partido para que los afines a un candidato concreto del “aparato” pudieran apoyar al mismo mediante su voto.
Ya en las últimas elecciones de los Congresos Provinciales y Regionales se detectó una merma considerable de afiliados con capacidad de voto y desde todas las instancias se anunció una revisión del obsoleto censo.
Así las cosas, el PP se encuentra ante un proceso electoral en el que todo parece alterado y en el que algunos candidatos se tiran los trastos a la cabeza, olvidando que casi todos ellos han pertenecido, en mayor o menor grado, al “aparato” del partido y que todos son compañeros de filas y no adversarios.
Y a pesar de todo, a fecha de hoy, al margen de sus aspiraciones a la Presidencia, los candidatos solicitan el voto para ellos sin otro mérito que su propia trayectoria personal en el PP o en alguno de sus Gobiernos, omitiendo el debate de fondo que tanto interesa a la ciudadanía en su conjunto para saber qué es actualmente el PP, en qué falla y hacia dónde va sin olvidar sus orígenes y esencias.
Y es que sin ideas ni propuestas puede ser triste el futuro de un PP que puede romperse por organizar un proceso electoral en detrimento del odioso “dedazo” para el nombramiento de un sucesor en la Presidencia; aunque pase lo que pase, bienvenido sea el Partido Popular al imperativo constitucional cuyo sexto artículo del Título Preliminar prescribe, al hablar de los partidos, que “Su estructura interna y funcionamiento deberán ser democráticos”.
La Voz de Medina y Comarca

3 COMENTARIOS

  1. Que razón tiene Sr Solana. Politicos desde niños, sanguijuelas de la ciudadania. Una esposa del de los informes de dos páginas a precio de oro para, creo no estoy segura, cajacantabria. El guapo que aprueba media carrera de derecho en cuatro meses. Y la abogada del estado enchufando a todos sus compañeros de promoción. Ahora bien, para democracia la del coletas y su referéndum por el chalet, la elección del nuevo presidente de RTVE, la bajada de pantalones con la Merkel para acogida de emigrantes. Democracia de izquierdas, la de las checas de la pasionaria y carrillo. La del asesinato de Calvo Sotelo. La de la quema de Iglesias. La de los fusilamientos de curas y monjas por sus creencias.
    La izquierda que idolatra a los dos mayores genocidas de la historia: Mao y Stalin. La izquierda que quiere convertir nuestra tierra, ya no me atrevo a decir España, en Venezuelas y Cubas de mierda.
    La izquierda que cuelga banderas del orgullo gay en nuestro ayuntamiento y el pueblo está sucio, sin vida y sin trabajo.
    Que razón tiene Sr Solana

    • hay que pasar menos tiempo al sol en las horas centrales del día, y seguir con la medicación.

  2. excelente respuesta de la vieja a la inquina de este periodico a la derecha democratica. poco nos habla de la poca afuencia de publico al jazz gratuito en plaza segovia o del ridiculo de lopez en la comision meseta sky. viva la prensa libre e imparcial.

Comments are closed.