¿Domingo?

Hoy más que nunca se encuentra amenazada la pervivencia del Domingo Medinense, que ha sido durante años y años motor fundamental de la economía comercial de la “Villa de las Ferias”.
El Domingo Medinense, que perfectamente puede encuadrarse como una figura singular del Derecho Consuetudinario, una ley no escrita pero de obligado cumplimiento por mor de la costumbre, ha sufrido ya varios ataques directos en función de los intereses de los grandes agentes de la economía Española.
Primero fue la banca, que con el objeto de ahorrarse los pluses que tenía que abonar a sus empleados de Medina por el trabajo dominical, gracias al cual hoy perciben pensiones algo más elevadas que sus compañeros de las sucursales de otros municipios, quien optó por cerrar, no sin polémica, las oficinas de Medina en la mañana del domingo. Con la llegada de los cajeros automáticos la vicisitud se palió, si bien es cierto que llevándose por delante, unido a otras causas, la actividad del Mercado de Ganados.
Ahora, el ataque al Domingo Medinense llega de la política de las denominadas Grandes Superficies que, sin encomendarse ni a Dios ni al diablo, aunque sí al adelgazamiento de pago de nóminas, han comenzado a cerrar los domingos, haciendo que las visitas de los comarcanos a Medina en dicha jornada pierdan una parte de su interés y que el sector del pequeño comercio de alimentación, hoy casi desaparecido, no puede paliar.
Está claro que las Granes Superficies mandan en sus casas y también un poco, por su potencia, en la de los demás a juzgar por lo visto. Pero frente a sus políticas, habría que plantearse si por la fuerza de la costumbre, en lo que afectan a Medina, las decisiones deben encuadrarse dentro de la normativa general de días y horarios de apertura, ya que si la Administración no ha sido capaz de regular la singularidad de Medina en cuanto al domingo, sí podría quizás jugar la partida definitiva con un as en la manga, que no es otro que el cierre obligatorio de todos los establecimientos en la jornada del jueves, naturalmente apoyada por la ciudadanía que, casi siempre sin darse cuenta de que la economía de una ciudad de servicios como Medina depende de su comercio, frecuenta en exceso los establecimientos vallisoletanos en la jornada del jueves.
En definitiva, la polémica está servida y se impone, políticas al margen, el diálogo entre Administraciones para salvaguardar la tradición del Domingo Medinense, a condición de que los agentes que lo gestionan estén dispuestos a pelear por sus derechos y tradiciones.
La Voz de Medina y Comarca

disanfrio on line

7 COMENTARIOS

  1. El Domingo medinense está muerto. Solo hay que haber paseado por la plaza mayor todos los domingos de este invierno.

    • El domingo esta muerto, pero tambien el sabado, el viernes, … etc. sales por medina y esyta todo muerot

  2. La estocada total a Medina. Yo recuerdo los domingos que animación de personas hoy es un mero erial la plaza y todo Medina
    La culpa de quien de las grandes superficie pues tendrá la administración competente que arreglar esto
    Medina y sus domingos donde están la junta tendrá que tener en cuenta que Medina agoniza y la quieren dar la puntilla

  3. O sea a ver si me he enterado, que la propuesta es que por la singularidad, la costumbre y el derecho consuetudinario debemos obligar a cerrar los jueves a las “Granes superficies” y a todo el comercio, y que abran el domingo . Excelente idea.
    Por la misma razón podemos poner a las profesiones liberales. El jueves no se curra.
    El juzgado y el hospital también, que el día de guardia sea el jueves, el domingo a trabajar normalmente.
    ¡Qué porras!, ya que hacemos ley tan singular, que abran los bancos. Venga que nos venimos arriba. Una ley que obligue a venir a todo español a comprar y hacer gestiones en Medina al menos una vez al año.

    Pero bueno, mientras llega tan singular ley, “naturalmente apoyada por la ciudadanía” de Castilla y León al menos, nos tendremos que conformar con la Ley 1/2014 de horarios comerciales y su modificación del Real decreto Ley 20/2012 de estabilidad presupuestario y fomento de la competitividad.

    Y mal que nos pese, para que nadie frecuente en exceso nada que no convenga a los puristas medinenses de toda la vida, tendremos que convencer a la gente que venga por calidad, buen trato y mejor servicio. qué le vamos a hacer, consecuencias de esto de la libertad y tal. Una pena oye.

    Pero bueno esto lo arreglará la diligente ama de casa, ¿no?. Además si no nos hicieran caso siempre podremos cortar carreteras quemando neumáticos ¿No?. Mira a la salida de Medina hay muchos y también hay una ley que dice que no debe haberlos. Será por consuetudinariedad, digo yo.

  4. A la diligente ama de casa a la que usted se refiere, creo que nuestra alcaldesa, ni la ocupa, ni la preocupa lo que pasa en Medina. Que inocentes son ustedes. La ocupa y la preocupa, fotos como las de ayer con sus amigos Sánchez y Tudanca.

  5. Antes con tal de fastidiar al PP y favorecer a la Alcaldesa no os importaba. Que sois los bomberos piromanos del periodismo.

  6. Pues si. El problema del Domingo Medinense es de las grandes superficies. El problema de la desindustrializaciónde la junta. Que las fiestas patronales no tengan un programa digno de Mon y San Jose. La suciedad de nuestras calles es responsabiliad de Monroy y LA VERDAD. Las indemnizaciones judiciales por romper contratos unilateralmente de Mohino y el PP. La suciedad del agua de Lambas, que firmó el actual contrato. El que no tengamos a 24 de Abril presupuestos de Montoro. Que las calles esten llenas de baches de Cuevas y el sr Redacción.
    Amigas mias. Piensen, reflexionen, recapaciten…

Comments are closed.