Editorial

3

Dinamiza Medina

Las noticias sobre proyectos productivos de futuro para Medina del Campo y generadores de empleo para los medinenses comienzan a trascender, sin grandes detalles para no estropear las posibles y variadas operaciones que se barajan como consecuencia de los diversos planes y trabajos que el Ayuntamiento desarrolla desde hace años en numerosos foros y que ahora podrían cuajar como consecuencia del fin de la crisis económica. Un punto final, según los datos macroeconómicos, de una recesión compleja y poliédrica que provoca la búsqueda de negocio y nuevos mercados por parte de los inversores del globalizado siglo XXI.
Sin ir más lejos, esta semana trascendía un proyecto para ubicar en el antiguo acuartelamiento “Marqués de la Ensenada” un complejo residencial y de aparthotel, entre otros servicios, que llegaría bajo los auspicios de una filial de la uno de los tres grandes bancos franceses que habría entrado ya en contacto con el Ministerio de Defensa para hacerse con los terrenos del viejo cuartel, al que parecen haberle surgido algunos “novios” más, si se permite utilizar tal acepción para denominar a futuros inversores.
Tampoco es cuestión baladí, no la restauración de la iglesia del Hospital Simón Ruiz que ya cuenta con proyecto y financiación de la Junta de Castilla y León, sino los “novios” que parecen haber surgido para el conjunto del inmueble y que la presidenta del Patronato propietario del mismo, cargo inherente a la Alcaldía de la villa, guarda con sumo celo sin desmentir cuando es preguntada por el tema.
Las energías renovables, en un momento en el que van a ser más necesarias que nunca a tenor del precio la luz, ahora que ya no requieren las inversiones multimillonarias de otras épocas parecen encontrar “novios” en Castilla y León, por sus horas de sol suave y no deteriorante para las placas. Y, dentro de la Comunidad, Medina parece erigirse como candidata perfecta, muy posiblemente, por el incesante despliegue de la villa en diversos foros europeos y su participación en proyectos comunitarios, de donde habrían surgido también contactos internacionales que trascienden las propias fronteras europeas.
Así las cosas, y todo unido a diversos proyectos agroalimentarios, hoy en día potenciados por el Ejecutivo Regional, hacen que Medina se haya convertido en el punto de mira de futuros inversores.
Por todo ello, las circunstancias apuntan a un futuro prometedor para la villa, hoy ya también dotada de Estación de AVE, a condición de que exista esa colaboración interinstitucional de la que tanto se habla, ya que en algunos proyectos deberán implicarse el conjunto de las Administraciones del Estado.
La Voz de Medina y Comarca

3 COMENTARIOS

  1. Que dios le oiga sr redacción. Que la santa virgen escuche sus plegarias, dado que entiendo, y no se moleste usted, que su editorial son plegarias y ruegos al altisimo. Ojalá sus deseos se conviertan en realidad. Ojalá sus frases se materialicen en hechos. Ojalá nuestra alcaldesa haga algo, un poquito, sólo un poquito, después de siete años ya va siendo hora.
    Si, siete años, para decirnos ahora que tiene proyectos para el hospital Simón Ruiz. Desde las épocas del sr Cano, no se ha hecho nada en tan emblemático edificio. Y Teresa López, ni ha hecho, ni hará.
    Son ya siete años sin aportar nada de nada en nuestra industria, y ahora de repente, todo junto. Que suerte tenemos.
    Lo dicho, que el altísimo escuche sus plegarias y se produzca un milagro, pero para nuestro desencanto, mi alcaldesa, la de tod@s l@s medinenses, creo que no hace milagros.

  2. Falta hace que estos inutiles traigan una sola empresa………esto es de verdad lo más importante, lo que da futuro, fija población etcetcetc. Aquí lo que les preocupa son los nombres de las calles y asuntos por el estilo…así nos va….

  3. La segunda acepción del diccionario de la RAE, señala para la palabra EMPALAGOSO lo siguiente: 2. adj. Dicho de una persona: Que causa fastidio por su zalamería y afectación. En diferentes diccionarios de la red, al buscar sinónimos de dicha palabra encontramos: dulzón, azucarado, acaramelado, indigesto, incómodo, meloso, sobón, zalamero, cargante, fastidioso, molesto, pesado.
    ¿A qué este tostón semántico, estimados editorialistas?. Porque es la primera palabra que “me se” ha venido a la mente después de leer esto. No es una persona, es una editorial, así que pensé al principio que era una chanza chirigotera debido a la época y al tenor del medio, pero como recuerdo la saga de tan laudatorios editoriales anteriores, me he desengañado.
    Recuerdo también múltiples proyectos, consecuencia, imagino, de diversos planes y trabajos de su otrora amigo y hoy discrepante antagonista, que se quedaron en aguas de borrajas; y pienso que quizá no solo valga el deseo y la vaselina.
    Pues nada, ojalá, que de todos esos novios tan zalameros y anhelantes de Medina y de sus “regentas”, alguno o algunos lleguen a consumar sus predicciones. Y ojalá me equivoque yo, pero me da a mí que el principal novio que van a seguir teniendo, son ustedes.

Comments are closed.