3.8 C
Medina del Campo
jueves, enero 27, 2022

La Magia de la Navidad: El Amor

-

- Advertisement -

EDITORIAL

«Siempre que me siento pesimista por cómo está el mundo pienso en la puerta de llegadas del aeropuerto de Heathrow. La opinión general da a entender que vivimos en un mundo de odio y egoísmo, pero yo no lo entiendo así. A mí me parece que el amor está en todas partes. A menudo no es especialmente decoroso ni tiene interés periodístico, pero siempre está ahí. Padres e hijos, madres e hijas, maridos y esposas, novios, novias, viejos amigos… Cuando los aviones se estrellaron contra las Torres Gemelas que yo sepa ninguna de las llamadas telefónicas de los que estaban a bordo fue de odio y venganza; todas fueron mensajes de amor. Si lo buscáis, tengo la extraña sensación de que descubriréis que el amor en realidad está en todas partes.»

Así da comienzo una película que no puede ser más clásica por estas épocas: “Love Actually”. Y es que no hay duda de que el amor, en plena semana navideña, se expande por los poros de toda la población -incluso del más arisco, por mucho que lo niegue-.

Hasta ahora, estábamos acostumbrados a guardar abrazos y besos para las últimas semanas de diciembre, pero el coronavirus ha cambiado a golpe y porrazo nuestras mejores enseñas. Que no, que aquello de los besos queda totalmente prohibido. Y nada de abrazos, no sea que en la ropa se te pegue los “virus” del otro y otra.

Entretanto, y con la premisa de que el amor está en todas partes, ahí está la población: Una madre videollamando a sus hijos a kilómetros de distancia, esforzándose por entender las nuevas tecnologías; un abuelo solitario frente a una copa de champagne que, con resignación, levanta el teléfono fijo para hablar con sus hijos a los cuales, a pesar de tener a varias calles, han decidido no arriesgarse al contagio y celebrar cada uno por su lado el Año Nuevo; con la misma lupa vemos a dos adolescentes que, pegados a un teléfono, comparten a través de WhatsApp canciones que les hacen recordarse el uno al otro y sonreír, deseándose una Feliz Navidad a distancia; a trabajadoras de residencias que peinan y ponen guapos a los abuelos ataviadas con un gorrito navideño; a compañeros de trabajo que no han podido darse un fuerte abrazo durante las comidas navideñas y ahora, con mascarilla incluida, se desean “a codazos” unas Felices Fiestas…

Y en esto se ha convertido la magia de la Navidad… En un esfuerzo comunitario por sentirnos más juntos que nunca, a pesar de tener las mayores barreras de nuestra historia. En otros términos, en darnos cuenta que lo que da sentido a la Navidad no son los regalos, sino el encuentro y abrazo. En resumen: el amor.

La Voz de Medina y Comarca les desea unas Felices Fiestas

- Advertisment -

Lo más leído

- Advertisment -
- Advertisment -