7.8 C
Medina del Campo
miércoles, diciembre 8, 2021

De causas y efectos en el Hospital de Medina del Campo

-

- Advertisement -

Existe un proverbio chino que viene a decir que «el aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo». Parece incomprensible, cuanto menos, cómo es posible que un pequeño insecto con alas coloridas puede ocasionar tales efectos desproporcionales con un vuelo que sirve como prolegómeno, como marca la propia naturaleza, de un trágico final provocado por cualquier otro «animalito» que continúa la cadena trófica.

Unos llaman a todo este asunto «Efecto Mariposa» otros «Teoría del Caos» y les hay que no creen un ápice de lo dicho. Ahora bien, las relaciones causales siempre han estado entrometidas en el subconsciente -y consciente- humano. Ya en tiempos aristotélicos la causa y su efecto eran teorías plenas, en las que para la consecución de hechos era plenamente necesaria una ley causal. Las derivaciones teóricas ocasionaron problemas entre los propios eruditos. Pero, de lo que no cupo duda fue el hecho de que «quien la hace la paga», en términos coloquiales, o que «a lo hecho pecho», como podríamos adaptar dicha teoría al refranero español.

Y es que en todos estos procesos, la colectividad permanecemos a la observaciones de descubrir los pasos intermedios entre causas y efectos. El fuego es la causa y quemarnos es el efecto. El hielo es la causa y la congelación su efecto y así un sinfín de ejemplos que se estudian durante los primeros meses del Bachillerato. Pero claro, las relaciones humanas son mucho más complejas.

En estas últimas meses atendemos a varios efectos vinculados con el Hospital de Medina del Campo: dimisiones, denuncias, cartas emitidas por compañeros del interior del hospital… Todo teniendo que ver con una supuesta conducta irregular de uno de los médicos de su plantilla que falleció poco antes de que se iniciaran las investigaciones en un accidente de coche.

Con este escenario repleto de efectos (dimisiones, denuncias, emisión de cartas, etc.) la población queda huérfana del desarrollo de causas, aun con un tema tan delicado y complicado en el que la transparencia debería ser el fundamento principal. Decía la Junta de Castilla y León esta semana que se iba a personar como acusación particular en esta truculenta historia en la que incluso ha habido un sindicato que ha puesto en la mesa de debate el excesivo corporativismo.

Hablaba también el vicepresidente Igea de principio de inocencia. Sí, es verdad. Por eso cabe pensar si ahora la Junta, tras haber observado la Fiscalía la posibilidad de «posibles contactos físicos inadecuados» desarrolla su intención como acusación particular por un ligero lavado de cara. Sea lo que fuere, que sea la Justicia quien dicte. Mientras tanto, y con una transparencia un tanto extraña en este asunto, la población seguirá siendo testigo de la consecución de efectos, pero continuará reclamando el desarrollo de las causas de lo acontecido en el Hospital de Medina del Campo.

- Advertisment -

Lo más leído

- Advertisment -
- Advertisment -