2.1 C
Medina del Campo
lunes, diciembre 6, 2021

La salud mental y la baja autoestima, entre los factores de preocupación para las pacientes con cáncer de mama

-

- Advertisement -

Redacción.-

  • Un 53% de las españolas estaría preocupada por cómo las cicatrices permanentes de la cirugía para el cáncer de mama afectarían a su autoestima
  • El análisis muestra que el desconocimiento de lo que podría implicar el tratamiento para el cáncer de mama hace que la idea de ser diagnosticada con esta enfermedad sea aún más abrumadora para el 68% de las encuestadas
  • El desconocimiento sobre el tratamiento para el cáncer de mama disuadiría a un 44% de mujeres españolas de informar a un médico de cabecera sobre posibles señales y síntomas

Con motivo del Día del Cáncer de Mama, GenesisCare, compañía líder internacional en tratamientos oncológicos, ha llevado a cabo un estudio sobre el conocimiento de las mujeres españolas de esta patología, en el que se ha analizado el desconocimiento de los tratamientos y sus diferentes consecuencias para las mujeres, entre ellas, el impacto de la enfermedad en la salud mental.

Las mujeres con cáncer de mama se enfrentan a tratamientos con diversos efectos secundarios que pueden afectar a su autoestima y a la propia imagen corporal, desde pérdida del cabello y aumento de peso hasta cicatrices. De hecho, un 53% de las españolas estaría preocupada por cómo las cicatrices permanentes de la cirugía para el cáncer de mama afectarían a su autoestima, con la carga psicológica que ello conlleva.

En este contexto, el informe revela la preocupación del 70% de las encuestadas por cómo encajar el tratamiento en su vida, ascendiendo esta cifra al 78% cuando se incluye en la ecuación el impacto de su familia durante el tratamiento. El doctor Jaume Fernández del Centro 360 de Excelencia Oncológica GCCC (GenesisCare Clínica Corachán) recuerda que “la implicación de los familiares en el proceso de detección y tratamiento puede suponer una gran ayuda psicológica a modo de apoyo terapéuticoEl papel de la familia resulta fundamental en la recuperación de la paciente, cuyo apoyo en las rutinas diarias es clave en la reducción de la carga psicológica”. Un ejemplo de ello, es el 57% de mujeres que cree que el proceso de tratamiento del cáncer de mama las dejaría agotadas hasta el punto de no poder continuar con las actividades cotidianas.

El papel de los oncólogos, clave en la salud mental de la paciente

El estudio también analiza el impacto en la salud mental de la paciente cuando esta desconoce las implicaciones del tratamiento oncológico. El análisis muestra que el desconocimiento de lo que podría implicar el tratamiento para el cáncer de mama hace que la idea de ser diagnosticada con esta enfermedad sea aún más abrumadora para el 68% de las encuestadas.

Esta perspectiva refuerza la importancia de los profesionales oncológicos, que tienen un papel fundamental en la reducción de ansiedad, incidiendo así de manera directa en la salud mental del paciente. “La continua mejora de asistencia al paciente es una de las prioridades para los profesionales que formamos parte de GenesisCare. Está demostrado que el buen estado anímico tiene un impacto positivo en la recuperación de la paciente y, por tanto, representa uno de los aspectos principales que tenemos en cuenta en consulta”, asegura el doctor Fernández “esta mejora asistencial incluye proporcionar la información necesaria de una manera accesible y comprensible, de forma que no sientan miedo o vergüenza al acudir a consulta para realizarse las pruebas pertinentes ante un posible caso de cáncer de mama”.

De esta manera, el estudio pone en relevancia que una comunicación adecuada entre médico y paciente es crucial para una detección precoz, ya que el cáncer de mama es una enfermedad con una probabilidad de curación del 85%[1] y, si se logra detectar a tiempo, la posibilidad de recuperación puede ser todavía más alta.

Desconocimiento sobre los tratamientos disponibles

En esta línea, el estudio muestra que el desconocimiento sobre el tratamiento para el cáncer de mama disuadiría a un 44% de mujeres españolas de informar a un médico de cabecera sobre posibles señales y síntomas y un 55% de encuestadas no sabría qué preguntar al profesional en caso de recibir un diagnóstico, poniendo de manifiesto la falta de conocimiento de los tratamientos de cáncer de mama.

Uno de los tratamientos más seguros y no invasivos es la radioterapia guiada por superficie (SGRT), que utiliza cámaras 3D para posicionar muy bien al paciente y así atacar y destruir con radioterapia de precisión las células cancerosas, al controlar el movimiento de la paciente durante el tratamiento. Gracias a la SGRT también se puede emplear la técnica de tattooless, que evita dejar marcas o tatuajes permanentes en la piel, que la radioterapia tradicional hasta ahora dejaba y que también evita posibles problemas psicológicos para los pacientes.

De igual manera, se realizan estos tratamientos con técnicas complementarias como la inspiración profunda mantenida (DIBH), que permite reducir en gran medida la exposición del corazón a la radiación. Asimismo, el esquema Fast Forward (FF) en 5 sesiones, indicado para los cánceres de estadios iniciales, consigue los mismos resultados que el esquema START en 15 sesiones con una experiencia de paciente mucho más rápida y satisfactoria. Además, SGRT, FF y DIBH se pueden combinar para realizar tratamientos muy modernos.

- Advertisment -

Lo más leído

- Advertisment -
- Advertisment -