6.4 C
Medina del Campo
domingo, octubre 24, 2021

La Unidad de Nutrición Clínica y Dietética del CAULE mantiene el Certificado del Sistema de Gestión de la Calidad

-

Redacción.-

La Unidad de Nutrición Clínica y Dietética, enmarcada en la sección de Endocrinología y Nutrición del Complejo Asistencial Universitario de León (CAULE), conserva el Certificado del Sistema de Gestión de la Calidad basado en la gestión por procesos con la implantación de la norma ISO 9001:2015, con alcance sobre el servicio asistencial a pacientes hospitalizados y de consultas externas, así como a los procesos de docencia e investigación que se llevan a cabo en la Unidad.

En el año 2000 se creó la Unidad de Nutrición Clínica y Dietética del CAULE que ha ido creciendo y ampliando sus actividades y funciones hasta convertirse en unidad de referencia a nivel nacional. Está formada por un equipo de 15 profesionales entre los que se encuentran médicos especialistas en endocrinología y nutrición, farmacéuticos, dietistas-nutricionistas, enfermeras y técnicos auxiliares de enfermería. Además de su carácter interdisciplinar, cuenta con una estrecha relación con la Subdirección de Gestión del CAULE, que gestiona la cocina hospitalaria.

– Las actividades que se llevan a cabo desde la Unidad se dividen en tres áreas: asistencial, docente e investigadora. Entre sus actuaciones destacan:

– Atención a pacientes externos y hospitalizados con patologías nutricionales de forma directa o como apoyo a otras unidades.

– Realización de pruebas diagnósticas nutricionales y hormonales.

– Prescripción, control y evaluación de la nutrición artificial tanto en pacientes hospitalizados como en ambulatorios.

– Organizar la alimentación oral mediante la elaboración del código de dietas orales de los pacientes hospitalizados y responsables en el control de la calidad.

El objetivo es prestar estos servicios con mayor eficiencia, fomentando la docencia y la investigación clínica. Por tanto, la política de calidad se fundamenta en tres principios, entre los que destaca como máxima prioridad la plena satisfacción de los clientes, entendidos como pacientes, acompañantes y profesionales solicitantes de interconsulta de nutrición, así como residentes y clientes de las actividades de investigación. Para ello se busca proporcionar unas prestaciones y una asistencia adecuada a sus necesidades. Además, se persigue la continua mejora de los procesos y servicios y la implicación de todos los empleados, junto con el apoyo de la Dirección del Hospital, el Jefe del Servicio y la Responsable de la Unidad.

Nutrición Clínica y Dietética incluyó la filosofía de mejora continua desde sus inicios y en el año 2016 se marcaron unos objetivos en forma de Plan Estratégico de la Unidad. Así, en el 2017, la Asociación Española de Normalización y Certificación (AENOR) otorgó por primera vez esta certificación, que debe renovarse cada año. Tras la última auditoría, AENOR ha señalado como puntos fuertes de la Unidad el esfuerzo en la continuidad y mantenimiento del sistema a lo largo del 2020, a pesar de las circunstancias adversas derivadas del COVID-19. Incluye también la realización de un Protocolo de Manejo de la Desnutrición en pacientes COVID y recomendaciones para pacientes post-COVID, el cual, se puso en marcha a mediados de marzo del 2020 y se coordinó con la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición.

Nutrición Clínica

Desde la Unidad de Nutrición Clínica afirman que la desnutrición relacionada con la enfermedad es una entidad muy frecuente que está infradiagnosticada. En el entorno hospitalario, el estudio español PREDYCES, aseguraba, ya en el 2011, que un 23% de los pacientes que ingresaban en un hospital sufrían riesgo de desnutrición y casi un 10% más empeoraba su situación nutricional durante el ingreso. En pacientes mayores y pluripatológicos, un análisis realizado por la Unidad en el año 2015 mostró que la desnutrición afectaba al 27% de pacientes al ingreso en un servicio de Medicina Interna. Además, el 18% de pacientes con un buen estado nutricional desarrollaron desnutrición durante la hospitalización, lo que ocasionó un sobrecoste de 767 euros por ingreso e implica un exceso de gastos relacionados con la desnutrición de 646.420 euros anuales en el servicio estudiado.

Por otra parte, el tratamiento precoz e intensivo de la desnutrición relacionada con la enfermedad es capaz de reducir el riesgo de mortalidad un 35% y de mala evolución clínica, que incluye ingreso en UCI, complicaciones o deterioro funcional, en un 21%. Por ello, desde la Unidad de Nutrición Clínica y Dietética del CAULE aseguran que el diagnóstico y tratamiento de la desnutrición relacionada con la enfermedad debe ser una prioridad en los hospitales.

-Publicidad-

Lo más leído

- Advertisment -
- Advertisment -
- Advertisment -