15.7 C
Medina del Campo
sábado, septiembre 25, 2021

Finaliza la exhumación en el pozo medinense con el hallazgo de 37 víctimas de la represión

-

P. De la Fuente-.  La ARMH de Valladolid ha dado por finalizadas las labores de exhumación en la zona conocida como ‘El Pozo’, enmarcada dentro del territorio medinense de la ‘Casa Alfredos’. Tal y como informa el propio presidente de la asociación, Julio del Olmo, son 37 los cadáveres aparecidos en este enclave, pertenecientes a represaliados durante la Guerra Civil Española. Lo cierto es que, con la suma de los 26 restos de personas aparecidos hace ya dos años en una excavación previa en la Bodega de ‘Los Alfredos’ suman 63 las víctimas mortales que, tras su desaparición forzosa, fueron arrojadas a los campos medinenses recientemente excavados: “Hay que tener en cuenta que es necesario englobar estos dos puntos, hay escasamente unos metros entre la bodega y el pozo, lo que implica que esta zona fuera un epicentro de actividad militar para este tipo de cosas, el arrojar a estas personas que hemos sacado” resalta del Olmo.

Con todo, del Olmo sigue insistiendo en el concepto de que «al menos son 63 las víctimas» en el área de la conocida como ‘Casa de los Alfredos’ ya que, a diferencia del pozo donde se han conseguido rescatar los cuerpos completos de las víctimas, en la bodega se encontraron huesos dispersos y «de sobra es conocido» el expolio que se ha sufrido en este punto, siendo solo posible identificar a 26. Es así como no se descarta que, desafortunadamente, hubiera más personas la bodega citada.

Durante los últimos días de labores en este profundo lugar, con la presencia in situ de una antropóloga, se pudieron apreciar distintas puntualizaciones relativas a los cadáveres encontrados. Como por ejemplo, la existencia de una mujer de larga cabellera -se conserva el vello en su totalidad y amplia longitud- que se sumaría a otras dos mujeres -probablemente hermanas- también halladas en ‘El Pozo’ hace ya unos meses.

En todo este tiempo se estima haber efectuado cerca de una quincena de pruebas de ADN, lo que deja al descubierto que son muchos los familiares que pueden haber fallecido ya, sin saber que sus seres queridos se encontraban en este pozo medinense. Ahora la ARMH de Valladolid trabajará durante los próximos dos o tres meses en un profundo estudio que trate desgranar por sexos y edades las vidas que estaban detrás de cada uno de los cadáveres.

Un abrazo a 35 metros de profundidad

“Es una de las cosas más duras que hemos visto” adelanta el presidente de la ARMH de Valladolid para relatar cómo ha sido encontrar a una persona abrazando a otra a 35 metros de profundidad -pues esta es la capacidad que tenía el pozo y hasta donde les ha tocado llegar para dar con el paradero de las personas desaparecidas-. Tras las primeras observaciones, todo apunta a que dicho cadáver habría sufrido ‘rigor mortis’, una especie de rigidez causada por un cambio químico en los músculos que vendría siendo habitual en muertes violentas. A esta situación se le suma el hecho de que ya se trabaja con la antropóloga la posibilidad de que se trate de un menor de edad. “En el último instante de la muerte, cuando le iban a matar, se abrazó a otro joven que estaba a su lado” (…)

Artículo completo en la edición impresa de La Voz de Medina y Comarca

-Publicidad-

Lo más leído

- Advertisment -
- Advertisment -
- Advertisment -