Quantcast
16.9 C
Medina del Campo
domingo, junio 20, 2021
Castilla y LeónUn diario de la Guerra de Marruecos, ‘tesoro oculto’ de junio en...

Un diario de la Guerra de Marruecos, ‘tesoro oculto’ de junio en el Archivo Histórico de Segovia

-

Redacción.-

Un diario que relata la experiencia de un soldado en la Guerra de Marruecos es la pieza elegida como ‘tesoro oculto’ de junio en el Archivo Histórico de Segovia, centro dependiente de la Junta de Castilla y León. La narración en primera persona de los acontecimientos por un joven segoviano aumenta el valor y singularidad de esta pieza documental. Este diario ha llegado al Archivo Histórico Provincial de Segovia por donación de uno de sus descendientes, Ubaldo Rubio de Castro.

El libro recoge la historia de Frutos López Yuste, un joven del municipio segoviano de Hoyuelos que fue llamado a filas para batallar en la Guerra de Marruecos entre el 25 de julio y el 15 de diciembre de 1909. En esta etapa tuvo lugar uno de los episodios más cruentos de esta guerra, la sangrienta afrenta que sufrió el ejército español en el Barranco del Lobo. Frutos narra en primera persona sus vivencias en esta contienda desde la marcha de su casa hacia el cuartel de Alcalá, capítulo en el que refleja las dolorosas despedidas de las familias y los reclutados. El 23 de junio, el joven va en tren hasta Málaga para después embarcar en el ‘León XIII rumbo hacia Melilla.

El día 25 de junio, Frutos llega a África y parte al monte Gurugú dos días después, casi sin agua y con el mínimo entrenamiento. Aquí comienza el relato de la carnicería del Barranco del Lobo, cuando la columna de infantería se adentra en este paraje y con los flancos descubiertos son atacados por las cábilas rifeñas. Los mandos del joven segoviano, el General Pintos y el Coronel Páez Jaramillo, caen en la batalla, sin embargo, él logra salir vivo y sin apenas daños al haber permanecido agazapado durante horas entre rocas y matojos.  El gran impacto que este episodio provocó en el autor está recogido en el diario, donde Frutos muestra su miedo y desesperación ante la masacre. Una vez de vuelta en Melilla, el soldado busca a un amigo, también natural de Hoyuelos, en los diferentes hospitales, sin suerte ya que había caído en batalla.

El diario continúa narrando otras contiendas y escaramuzas que se producen hasta la rendición de las cábilas en diciembre de 1909 y la firma del Tratado de Fez en 1912, con la consolidación del Protectorado de Marruecos. El relato termina con el regreso del protagonista a su pueblo sano y salvo pero profundamente marcado por lo vivido en África. En el diario también están recogidas las cartas que la madre de Frutos le envía desde Hoyuelos, testimonios de angustia e incertidumbre al no tener noticias de su hijo.

El ‘tesoro oculto’ de junio está disponible para su visita en el Archivo Histórico de Segovia, centro que abre sus puertas por la mañana de lunes a viernes, de 9.00 a 14.30 horas, y los lunes y martes en horario de tarde, de 16.30 a 19.00 horas.

Las consecuencias de la Guerra de Marruecos en España

En el año 1908 el Sultán de Marruecos, Abd Al Aziz, y su representante en la zona de Melilla, Bu Humara, estaban de acuerdo con las propuestas españolas de explotar las minas rifeñas por parte de la Compañía Española de Minas del Rif, que se encargaron de la construcción del ferrocarril que unía los yacimientos con la ciudad de Melilla. Sin embargo, los rifeños no compartían esa postura sobre la explotación de sus riquezas por parte de una potencia extranjera.

En 1908 comenzó el levantamiento de las cábilas del Rif y las obras del ferrocarril quedaron interrumpidas hasta julio del año siguiente. El 9 de julio de 1909, en la zona de Sidi Musa fueron atacados los trabajadores del ferrocarril provocando varias muertes y numerosos heridos. Un día después, el Presidente del Gobierno de España, Antonio Maura, decreta la movilización de los soldados reservistas de las quintas de los llamados a filas entre los años 1902 y 1907 que afectó a las brigadas mixtas del Madrid, Barcelona y Gibraltar. La primera consecuencia de sacar a soldados de cierta edad de sus ámbitos laborales y familiares que fue muy mal acogida por las clases populares. El día 26 de julio, 15 días después de los primeros embarques, el descontento era tal que desencadenaron disturbios en las zonas industriales de Barcelona comenzando lo que se conoce como la Semana Trágica.

-Publicidad-
- Advertisment -
- Advertisment -
- Advertisment -
- Advertisment -