Quantcast
23.4 C
Medina del Campo
jueves, junio 24, 2021
Castilla y LeónCondenado 7 años y 6 meses de prisión por intento de homicidio...

Condenado 7 años y 6 meses de prisión por intento de homicidio a un Guardia Civil

-

Redacción.-

La Audiencia Provincial de Ávila condena a Solimán Akachyad como autor responsable de un delito de homicidio en grado de tentativa, en concurso con un delito de atentado, a la pena de siete años y seis meses de privación de libertad.

Hechos Probados

Sobre las 17:45 horas del día 14 de octubre de 2.019, los agentes de la Guardia Civil con no TP G-50814-I y U-06370- Z, que se encontraban de servicio, portando la uniformidad
correspondiente y a bordo de vehículo oficial, recibieron un aviso de la central para que se dirigieran al Paseo de, de la localidad de El Tiemblo, por hechos relacionados con violencia de género (respecto de los cuales se instruyen o se han instruido Diligencias Previas 490/2.019del Juzgado de Instrucción no 4 de Ávila).

Personados en el lugar, habida cuenta de que el número de policía proporcionado corresponde a un edificio con tres bloques diferentes, 1, 2 y 3, realizaron gestiones para la
localización del domicilio concreto donde se pudieran haber producido los hechos. En el curso de las mismas, un joven del bloque no 3 manifestó ser el hijo de la persona alertante, indicando que la discusión se producía en uno de los pisos bajos, el A o el B, pero que no podía determinar en cuál. Los agentes de la Guardia Civil llamaron a ambos, siendo infructuosa la llamada al bajo A. Por el contrario, Solimán Akachyad, con antecedentes penales no valorables a efectos de reincidencia y en situación de prisión provisional por esta causa desde el 16 de octubre de 2.019, abrió la puerta correspondiente a la letra B y, a preguntas de los agentes, manifestó que no había discusión o problema alguno en su domicilio. Ante ello los funcionarios públicos salieron de nuevo a la calle y se entrevistaron con un vecino del bloque 1 que les manifestó que en el Bajo A vivía su hija que en esos momentos no se encontraba en el domicilio, mientras que en el B residía una pareja de nacionalidad marroquí, así como que a la mujer no se la veía nunca por la calle, observándose únicamente en la vía pública al hombre y a una mujer mayor acompañada de un niño pequeño.

Ante ello, los agentes se dirigieron de nuevo al piso Bajo B, requiriendo al varón a fin de que se identificase y poder mantener una entrevista reservada con su esposa y si bien, en un primer momento, quien luego resultó ser Solimán Akachyad se negó a identificarse, acabó por mostrar a los miembros de la Guardia Civil un pasaporte marroquí, permaneciendo todos ellos en el umbral de la vivienda, en el cual también se personó la
esposa se Solimán pero sin que aquellos pudieran entrevistarse reservadamente con ella. Los agentes apreciaron que la fotografía que obraba en el pasaporte no se correspondía con Solimán y al ser requerido al respecto, manifestó que la fotografía se la había hecho cuando era joven, siendo interpelado de nuevo para que facilitase los datos que obraban
en el pasaporte, manifestando aquel que no se acordaba.
Después de que los miembros de la Guardia Civil realizasen algunas gestiones con las diversas bases de datos del Benemérito Cuerpo en el vehículo policial, comprobaron que
Solimán no era el titular del pasaporte mostrado, por lo que se dirigieron de nuevo al domicilio. Mientras estaban hablando de nuevo con Solimán, se apercibieron de que se dirigían hacia ellos un varón que, a la postre, resultó ser el hermano de Solimán, M , una mujer de cierta edad, que era la madre de ambos, y un niño pequeño, hijo se Solimán. Mientras el agente no G-50.814-I iniciaba conversación con ellos en el exterior del edificio, permaneciendo con ellos el acusado, el agente no U-06.370-Z, que seguía en el umbral o zaguán de la vivienda, intentó entablar contacto con la esposa de Solimán llevándose
ésta ambas manos al cuello, siendo interpretado ello por el agente como que el acusado la había agredido, expresándole el agente a su compañero que pidiese refuerzos.

En ese momento, inopinadamente, y mientras el agente G50.814-I solicitaba los refuerzos, Solimán irrumpió en el interior de la vivienda y, acto seguido, volvió a salir, portando un
cuchillo de cocina de 20 cm de hoja en la mano derecha, con el que realizó, al menos, un movimiento descendente que alcanzó a Guardia Civil no U-06.370-Z en la zona del cuello, y otro posterior lateral de izquierda a derecha con el que le alcanzó en el hombro izquierdo, siendo observados los hechos por el Guardia Civil no G-50.814-I mientras pedía los refuerzos por transmisiones, así como por M , que escuchó gritar al otro
agente y vio a su hermano con el cuchillo en la mano y que había dado un golpe al funcionario.

El agente herido se dirigió a un callejón adyacente mientras M forcejeó con su hermano para arrebatarle el cuchillo producto de lo cual se introdujeron ambos en el domicilio, en
concreto en la cocina, mientras llegó el otro integrante de la patrulla policial y, tras conseguir M arrebatar el arma blanca a su hermano, entre ambos redujeron a Solimán así como engrilletarle y sacarle a la calle, donde profirió expresiones en castellano tales como “Yihad, le tenía que haber matado”, mientras que a su hermano se dirigía en su idioma.

El Guardia Civil U-06.370-Z fue atendido in situ y en primera instancia por los servicios médicos del Centro de Salud de El Tiemblo y posteriormente fue trasladado al Complejo
Hospitalario de Ávila.

-Publicidad-
- Advertisment -
- Advertisment -
- Advertisment -
- Advertisment -