Cultura, restricciones e incongruencias

2

Editorial

Medina del Campo ha recibido esta semana las felicitaciones de la consejera de Sanidad, Verónica Casado, por la bajada “espectacular” de casos que se ha sucedido en la localidad. Fruto de ese menor incremento de COVID19, la Junta de Castilla y León ha decidido levantar algunas de las restricciones que tenía la villa desde hace semanas, como las medidas de movilidad, que hacía que los medinenses estuvieran confinados en la localidad, mientras los vecinos de los pueblos de alrededor podían venir alegremente para hacer sus compras, algo insólito y que ha causado la sorpresa de algunos vecinos.

Sin embargo, nos encontramos que con las nuevas medidas que trae el BOCYL, Medina del Campo gana y pierde. Así, mientras se suceden normas como la prohibición del consumo en las barras de los bares, se restringe la entrada de personas en eventos con medidas que durante el confinamiento debieran haber sido más duras que las que trae este “desconfinamiento”.

Este es el caso de los eventos culturales, pues se ha restringido el aforo en el Auditorio Municipal a 25 personas, mientras que días antes se podía actuar con el aforo limitado por la distancia, equivalente a poco más de 130 personas. Eso ha provocado el aplazamiento de la obra teatral de este domingo. En cuanto a la del sábado, no se ha llegado a tiempo, y unos cuantos agraciados podrán disfrutar de una sesión particular con otras veinticuatro personas en una sala preparada para con unas 500 localidades.

Parece evidente que las instituciones siguen apostando por la cultura, pues están intentando mantener la oferta con su programación, tanto en Medina del Campo, como en la Diputación y la Junta de Castilla y León. Y es que es otro sector del que viven miles de familias que están sufriendo el parón del verano y ahora una vuelta intermitente a los escenarios.

Si queda claro que las administraciones continúan con su apuesta por el teatro y la cultura, no es tan evidente que hagan todo lo necesario, ya que deberían ser más laxos con un sector que actúa con seguridad desde su vuelta a los escenarios. Y es que la cultura no debe ser siempre rentable, pero el ahogo al que le están sometiendo provoca que la rentabilidad sea prácticamente nula.

La Voz de Medina y Comarca

2 COMENTARIOS

  1. Macarena Olona.
    Se licenció, se colegió, ejerció, opositó, ejerció, lo dejó y ahora azota a los progres de salón…
    Coletas rata.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.