Medina del Campo: «El año que no dormimos en las talanqueras»

12

Editorial

Olor a cobre, campo y romero. Fresco viento, fresco día… Y el sonar de un gran cerrojo hace arrancar la alegría. Entre polvorosas nubes, caballos de pulcro pelo, corredores estirando, y hasta un parapente en el cielo, se yergue un recto cohete, que originará el encierro…

Cuando el fuego cincela lentamente el final de la mecha, y un tercer estallido se oye en el cielo, da comienzo el rugir de los mugidos y el tintineo de cencerros. Los toros ya están en la calle.

A lo largo de este año, hemos afrontado un concepto cuanto menos desagradable, resumido en “nueva normalidad”. Los medinenses toman las riendas de la nueva rutina, resignándose a no experimentar lo propio de estas fechas: preparativos en los locales y peñas, brindis con los amigos de hace años, e incluso comentar qué tal ha ido la selección de guardesas -y guardeses, claro está-.

Echaremos en falta el gusanillo de la última noche de agosto, la lágrima que disimulamos el día uno al ver poner la bandera, el cantar ‘Medina tierra querida’ a cada paso y también el no escuchar la jota por excelencia que cualquier medinense que se precie lleva impregnada en el alma: los novillos.

No podremos pasear hasta los campos de Zaera para ver el atalancado de palos posterior al corral de las reses bravas, ni mucho menos escuchar un: “Según informa el reglamento taurino de la Junta de Castilla y León, los menores…” en el Coso del Arrabal. Las sopas de ajo las podremos comer en casa, pero no sabrá igual que al tomarlas en compañía durante los minutos previos el encierro. Al sintonizar el 107.9 FM no escucharemos hablar de la Nave de Bruno, ni del túnel del AVE, Mamá Vaca o el descansadero.

Y no ocurrirá todo esto porque se ha ejercido bajo las directrices de la responsabilidad y teniendo siempre en cuenta que lo principal es la salud; porque si algo puede doler en lo más profundo de un corazón medinense, es no celebrar San Antolín y no poder dormir en las talanqueras. Sin embargo, la cuenta atrás ya ha comenzado porque… Ahora sí, ahora sí, ahora y siempre. Ahora sí que mi gusto es quererte, San Antolín.

La Voz de Medina y Comarca

12 COMENTARIOS

  1. El dia 1, siempre será el dia 1. Yo me tomaré mis verdejos en la plaza.
    ¡ Viva San Antolín !
    ¡ Viva Medina !

  2. pero si en el recorrido no había ni dios. La Calle Carreras siempre la he conocido vacia. El unico sitio donde se arremolinaba la gente era en la calle artilleria, la más próxima a la plaza Mayor: ver a los animales, a los toros y si eres muy cateto llevar un palo para golpear.
    Y lo de dormir en las talanqueras, ya ni a dormir en el pueblo sino a Salou, Noja o a Peñiscola.

  3. Así es, ya desde hace unos años muchos medinenses se iban fuera y ya desde que la gente no empalma con el fin de ver el toro del alba y el encierro, solamente se quedaba la gente en el embudo y muchos jóvenes sólo van al encierro porque están por ahí y por que van a oír a la charanga, se deberían de reducir encierros los próximos años que ése dinero hace más falta para otras cosas.

  4. Los encierros lo que más echaré en falta sin duda. Ese día 2 esperando el primero. Cuantos entrarán? Qué bonitos recuerdos. Viva san antolin!

  5. 2020 sin Semana Santa, sin Toro del cajón, sin Semana Renacentista y sin Sanatolines. Esperemos que acabe la pandemia antes de que finalice el presente año y que 2021 tampoco se celebren.

  6. Las fiestas se hacían para el uso y disfrute de todos los medinenses, para celebrar el año de trabajo y la properidad del. Pueblo y se compartía con forasteros, la cultura y las tradiciones.
    Un pueblo al que se le hace homenajes… Es un pueblo muerto…. Lo que hemos tenido y nos lo hemos cargado
    Las fiestas estas como el pueblo
    Pero gracias a la infancia, a los recuerdos, y a los buenos momentos que tuvimos, siempre hay una fibra que resuena el dia 1
    Viva San Antolin

  7. Fiestas de mierda: cuatro encierros a los que cada vez iba menos gente (de las corridas ya ni hablamos), catetadas de música (ni un grupo o cantante con tirón) y para colmo los bares con el cuchillo preparado para cobrarte 6 o 7 euros por un cubata ratonero en vaso de plástico.

    Y luego dicen que la culpa la tienen las peñas que son el único sitio donde estar agusto.

    Medina, quien te ha visto y quien te ve.

    A todo esto qué bien le ha venido a este Ayuntamiento la Covid, todavía no han hecho nada ni se les espera… en fin.

  8. sr magro usted siempre poniendo el puntito si esta 1 año mas y con el covi de su gobierno seguro que usted lo hubiera arreglado todo esto es de verdadero terrorismo mediatico

Comments are closed.