12 C
Medina del Campo
domingo, mayo 29, 2022

La Junta trasladar? al Gobierno de Españaña las ventajas de ordenar la Estrategia de transici?n para la desescalada por zonas b?sicas de salud bas?ndose en los datos de incidencia de la COVID-19

-

- Advertisement -

Redacción.- La Junta de Castilla y León ultima el documento de estrategia de desescalada para la Comunidad que va a remitir al Gobierno de Españaña, tomando en consideraci?n los principales indicadores disponibles y el conocimiento aportado por expertos en el ?mbito epidemiol?gico, sanitario, social y económico, y en consonancia con lo establecido en el denominado ?Plan para la transici?n hacia una nueva normalidad? del Gobierno de Españaña. El vicepresidente Francisco Igea ha destacado los principales aspectos de la propuesta de Castilla y León, en la que se plantea una desescalada gradual de las medidas extraordinarias de restricci?n de la movilidad y el contacto social adoptadas hasta la fecha y facilitar una recuperaci?n, lo más r?pida posible, de la actividad social y econ?mica.

Una decisi?n fundamentada que beneficiar?a al medio rural de Castilla y León

La Junta de Castilla y León sostiene que la desescalada del confinamiento de la población debe hacerse, en nuestra Comunidad, sobre la base de los datos y la respectiva evoluci?n que se registra en las zonas b?sicas de salud, al menos en lo referido al medio rural. En concreto, 26 zonas b?sicas de salud, que aglutinan una población ?tarjetas sanitarias- que supera las 53.500 personas. Cabe recordar que la orden ministerial citada, publicada este domingo en el Bolet?n Oficial del Estado, establece en su art?culo 5.2. que ?de manera motivada, podr?n establecerse ?mbitos de aplicaci?n diferenciados en unidades de nivel territorial distinto?.

En estos momentos, existen 26 zonas b?sicas de salud de Castilla y León que cumplen el criterio de no haber registrado casos en los siete días anteriores, con una población conjunta de 53.509 habitantes (tarjetas sanitarias individuales). Y de ese total de 26, 13 zonas b?sicas de salud llevan contabilizadas ya dos semanas sin casos. Conviene precisar que la ausencia de casos en las 26 Zonas B?sicas de Salud en la Última semana se refiere tanto al diagn?stico de sospecha recogido en la historia clúnica de Atenci?n Primaria, como por confirmaci?n por test de serolog?a o prueba de PCR, en la Última semana. Por tanto, todas estas Zonas B?sicas son candidatas a su inclusi?n en la siguiente fase de desescalada, en caso de mantener esta situación de 0 casos a lo largo de la siguiente semana.

Principios claros: prudencia, reescalado, ?mbito territorial y control de movilidad

Los principios b?sicos para la desescalada en Castilla y León en los que se sustenta la argumentaci?n del Ejecutivo auton?mico son: la prudencia, el reescalado, el ?mbito territorial y el control de la movilidad. La propuesta que se va a remitir al Gobierno de Españaña parte de una consideraci?n y una apelaci?n general a la prudencia, en tanto que no se pueden dar pasos en falso debido a que las capacidades sanitarias a?n se encuentran en estado de saturaci?n. Algunos datos as? lo acreditan: las camas de UVI están al 103 % de su dotaci?n original y al 47 % de su dotaci?n extendida; y la ocupación en planta está ya por debajo del 60 % de su capacidad original.

En el documento tambi?n se precisa que todas las medidas de desescalada podr?n ser reversibles, en un plazo corto de tiempo, si la evoluci?n no fuese la deseada. En este contexto, se considera esencial la atribuci?n de competencias claras a las comunidades aut?nomas ?para adoptar medidas ?giles tanto de desescalada como de reescalada en caso necesario, sin menoscabo de la coordinaci?n y revisi?n que se ejerza a nivel estatal. La Junta de Castilla y León incide en que no se pueden repetir errores y es necesario contar con un sistema de toma de decisiones lo suficientemente ?gil y pegado al terreno para evitar demoras con consecuencias dram?ticas como las ya conocidas, algo que resulta obligatorio dado el alt?simo ritmo reproductivo de esta infecci?n.

De un modo concreto, este Gobierno auton?mico plantea valorar la necesidad de reescalado de algunas de las medidas, en funci?n de circunstancias como el incremento del número de casos sospechosos y/o confirmados, en particular si existe sospecha de su transmisi?n comunitaria dentro de la zona b?sica de salud.

La Junta de Castilla y León tambi?n quiere precisar que los requisitos de camas que se solicitan no se corresponden con la realidad, dado que se exige una disponibilidad muy superior a las que se cuenta actualmente incluso extendidas, lo que impedir?a salir de la Fase 0.

Ventajas: delimitaci?n sanitaria, implicaic?n social, compromiso municipal y control de movilidad

La argumentaci?n de que la zona b?sica de salud sea el ?mbito geogr?fico de referencia no implica que se apliquen otros criterios de sectorializaci?n dentro de la zona. El vicepresidente Francisco Igea ha expuesto que el criterio inicial propuesto para pasar a la siguiente fase de desescalada es el de cero casos en los 14 días anteriores en la Zona B?sica de Salud. Este planteamiento de Castilla y León para la desescalada supone como ventajas la delimitaci?n sanitaria, la implicaci?n social, el compromiso municipal y el control de la movilidad.

De un modo más detallado, debe considerarse que la Zona B?sica de Salud, como ?mbito territorial de Atenci?n Primaria atendido por un centro de salud, permite una vigilancia más efectiva y unificada de la incidencia de casos as? como un mejor control de estos y de sus contactos. Al tiempo, se valora que en un entorno poblacional reducido -como lo es el correspondiente a la Zona B?sica de Salud- se facilita una mayor concienciaci?n e implicaci?n local para fomentar y mantener ese estatus de ?zona en fase más avanzada?. El compromiso municipal tambi?n constituye una ventaja, pues el desescalado zona a zona provoca un ejercicio de competencia y corresponsabilidad que es ideal en estas circunstancias; con ello tambi?n se favorece la implicaci?n de las autoridades municipales en aspectos b?sicos como son el mantenimiento de las medidas de higiene y aislamiento en el municipio y su colaboraci?n en el control de la movilidad y de la trazabilidad de los casos. Y por Último, en relaci?n con el control de la movilidad, el territorio que abarca una zona b?sica de salud puede ser más f?cilmente controlado en cuanto a su movilidad, vías de comunicaci?n, etc.

Indicadores determinantes y ?mbitos semiurbanos y urbanos

La estrategia elaborada por la Junta de Castilla y León no obvia que tales planteamientos deben entenderse sin perjuicio de la valoraci?n de indicadores provinciales o de ?rea de salud, por ser el territorio de referencia de la atenci?n hospitalaria y de recursos de consideraci?n imprescindible para afrontar la desescalada: ejemplo de ello ser?an la dotaci?n y la ocupación de las unidades de cuidados intensivos. En consecuencia, se tratar?a de una condici?n sine qua non que podr?a suponer que no todas las zonas b?sicas de salud con cero casos avancen de manera autom?tica en el proceso de desescalada.

Si bien el documento es extenso para argumentar por qu? la desescalada del confinamiento debe valorarse por zonas b?sicas de salud, que en el caso de Castilla y León beneficiar?a ya al medio rural de la Comunidad como fruto de los datos actuales, el documento tambi?n contempla consideraciones respecto a los ?mbitos semiurbanos y urbanos. As?, se indica que resulta más dif?cil la segmentaci?n geogr?fica por zonas b?sicas de salud dentro de los municipios. Y se a?ade que es previsible que el desconfinamiento en estos ?mbitos sea posterior al de muchas zonas rurales. Para estos municipios, que superan los 20.000 habitantes, la demarcaci?n territorial ser?a el propio municipio o el ?rea de salud, con segmentaci?n sectorial y demogr?fica en funci?n de la población de riesgo.

- Publicidad -
- Advertisment -

Lo más leído

- Advertisment -
- Advertisment -