Por lo tanto, las cifras,? aunque?reflejan que la actual situaci?n de emergencia sanitaria, ha trascendido, no s?lo a la salud de muchas personas, sino igualmente a la econom?a y al mercado laboral, pues todos los sectores de actividad se est?n viendo perjudicados, no ponen de manifiesto la situaci?n?absolutamente cr?tica y desalentadora en la Comunidad, cuya verdadera dimensi?n iremos conociendo con los datos correspondientes a los pr?ximos trimestres, pues los resultados de la EPA conocidos hoy recogen s?lo un impacto limitado del estado de alarma, ya que fue declarado el pasado 14 de marzo.

La perspectiva de futuro resulta, igualmente, poco esperanzadora, al observar que, en los 15 d?as de confinamiento en marzo se dieron de baja casi 3.000 empresas de la Seguridad Social, con una p?rdida de m?s de 27.000 puestos de trabajo.

Ante esta situaci?n, CECALE entiende que, aunque continua siendo fundamental hacer frente a la emergencia sanitaria, es muy importante no desconocer los devastadores efectos que se est?n produciendo en la econom?a, por lo que resulta clave poner en marcha con premura, no solamente todas las medidas ya acordadas en el seno del Di?logo Social el pasado 25 de marzo sino potenciar las mismas.

En ese sentido, es igualmente necesario el?aplazamiento de impuestos y pagos,?as? como facilitar la financiaci?n de las empresas a trav?s de los cr?ditos ICO y de Iberaval,?para inyectarlas liquidez y as? evitar que muchas de ellas caigan;?todo ello con el objetivo de preservar el tejido productivo y, con ello, garantizar que la actividad econ?mica se recupere de forma ?gil y continuada.

Desde CECALE insistimos en que decisiones pol?ticas, en muchas ocasiones improvisadas, como la denominada?hibernaci?n?de la actividad empresarial no esencial, desconociendo las caracter?sticas de cada territorio, y la posterior?deshibernaci?n?sin garantizar una precisa y puntual dotaci?n de equipos de protecci?n individual y de test a las empresas?para poder trabajar con suficientes y adecuadas garant?as, no ayudan sino que perjudican y posponen la superaci?n de la crisis econ?mica que ya hoy nos afecta