La Junta financia con 10 millones de euros un programa de orientación para el empleo y asistencia al emprendedor, que pretende facilitar el acceso al mercado laboral de 19.500 parados

0

Redacción.-

El Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl) publica hoy un extracto de la orden de convocatoria de una línea de subvenciones a la que pueden optar entidades sin ánimo de lucro que desarrollen iniciativas de orientación profesional para el empleo y de apoyo a los emprendedores que proyecten poner en marcha su propio negocio.

Estas acciones están dirigidas a personas desempleadas inscritas como demandantes en las oficinas del Ecyl, si bien tendrán prioridad los colectivos con mayores dificultades de inserción o los que requieran una atención diferenciada, de acuerdo con lo establecido en la II Estrategia Integrada de Empleo, Formación Profesional, Prevención de Riesgos Laborales e Igualdad y Conciliación en el Empleo.

En el primer grupo se enmarcan los jóvenes menores de 35 años, los mayores de 45 años y los parados de larga duración. En el segundo bloque figuran las mujeres, las personas con discapacidad, las que tienen riesgo de exclusión, los empleados por cuenta propia, los emigrantes retornados y los trabajadores procedentes de sectores estratégicos que atraviesan una coyuntura complicada.

El programa que va a financiar la Consejería de Empleo e Industria contempla el desarrollo de itinerarios personalizados de inserción, que comprenden acciones de información, orientación, acompañamiento y otros procedimientos para favorecer la ocupación de los demandantes de empleo.

Asimismo, las personas que pretenden abrir un negocio también pueden acceder a servicios de información, motivación y asesoramiento. Los técnicos trabajarán además en la prospección de mercado, la intermediación y el acompañamiento en la inserción, contribuyendo a la dinamización de los proyectos de emprendimiento.

La convocatoria de subvenciones publicada hoy incorpora como principal novedad la exigencia de un compromiso de inserción mínimo obligatorio a las entidades que gestionan el programa. Así, para percibir estas ayudas deben garantizar que al menos el 5 % de los usuarios que participan en las acciones de orientación y asistencia logran su integración laboral.