Editorial

1
792

El domingo, cuatro elecciones

Todas las formaciones políticas se movilizan hoy, por última vez en la presente campaña electoral, para invitar a los ciudadanos a concurrir de forma masiva el domingo en los colegios electorales para depositar sus votos en el que bien puede denominarse comicio cuádruple. Y es que todo el mundo habla de las Elecciones Europeas, Regionales y Locales, olvidando que del resultado de estas últimas habrán de surgir también las futuras Diputaciones Provinciales.

Las razones para concurrir a las europeas, a las que normalmente el ciudadano da una menor importancia, son trascendentales ya que en ellas se elige al Europarlamento del que habrá de salir la Comisión Europea que maneja, entre otros temas, el control presupuestario de los Estados miembros y su grado de ejecución para evitar déficits que podrían resultar inasumibles llevando, de no ser controlado, a algún Estado a una situación de intervención con los recortes que de la misma se derivan. Tampoco es cuestión baladí la normativa europea que se aprueba en el Europarlamento y que es, en función de los tratados suscritos por los Estados Miembros, de obligado cumplimiento.

Ni que decir tiene que las Elecciones Regionales tienen también una suma importancia, ya que de las mismas surgirán los ejecutivos autonómicos, que tienen transferidas competencias tan fundamentales como la sanidad, la educación, la dependencia y las políticas activas de empleo, entre otras.

Los comicios locales, siempre los más cercanos porque de ellos habrán de surgir los Ayuntamientos y los alcaldes que gobernarán los municipios durante los siguientes cuatro años, tienen su enjundia por ser éstos los más cercanos a los ciudadanos y los prestadores de los servicios básicos de calidad que cualquier municipio quiere tener como demanda propia de los ciudadanos o vecinos que se precien de tal nombre.

Las Diputaciones también son básicas para los municipios de menos de 20.000 habitantes, ya que de su mano llegan los llamados Planes Provinciales que permiten ejecutar determinadas obras en los pueblos, además de numerosos servicios de carácter cultural y social.

Por tanto hay cuatro razones, díganlo o no los partidos políticos, para concurrir el domingo a las urnas, emitir el voto y ver cuál es la voluntad general del pueblo como un ejercicio de responsabilidad ciudadana que no podrá volver a ejercerse hasta una nueva convocatoria electoral. El no votar implica el no poder quejarse después de lo que ha sucedido.

La Voz de Medina y Comarca

1 COMENTARIO

  1. Tenemos que cambiar de Alcalde en Medina ya ya ya, si no queremos irnos a pique, que desgracia de pueblo vaya ocho años tirados, ahora es la ocasión de mandar a casa a los que no han sabido llevar un pueblo, solo han vivido ellos.

Comments are closed.