Redacción.- Durante el mes de agosto del presente año, 113 conductores han sido denunciados por agentes del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Valladolid por conducir habiendo consumido alcohol y drogas. De ellos, 49 por dar positivo en drogas y 64 por alcohol. En total se han realizado 8.733 pruebas.

Estas conductas al volante podrían conllevar administrativamente hasta 1.000 euros de sanción. Penalmente, podrían ser castigadas con la pena de prisión de tres a seis meses,  ser multados de seis a doce meses o tener que realizar trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días. En cualquier caso, también podrían sufrir la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.

LABORE GENERICO ANIMADO