¿Llegan los cambios?

¿Llegan los cambios? es una pregunta que muchos ciudadanos se plantean en la actualidad, una vez despejado el horizonte de quiénes son el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez; y el presidente del PP, Mariano Rajoy, formación política ésta que ya ha procedido también a la elección de sus presidentes regionales y provinciales.
Es por tanto llegado el momento de analizar qué va pasar en el futuro, a ciencia cierta incierto en el panorama nacional, y cuáles van a ser las líneas rojas que la nueva directiva del PSOE va a marcarse para, sin dejar de contribuir como siempre ha hecho a la gobernabilidad de España, impedir que la ya cada vez menos nueva formación política “Podemos” le marque la agenda y, si se descuida, llegue a superarle en votos y escaños cuando llegue el momento.
Hoy por hoy, “Podemos”, que se ha lanzado a presentar una moción de censura al presidente Rajoy, censurable éste por muchos aspectos, que, si nada ni nadie lo impide, se debatirá el martes 13 de junio – trece y martes para rechifla – con un resultado más que previsible: el fracaso rotundo de Pablo Iglesias, empecinado en su promoción personal, al no ser presidenciable ni por los apoyos con que cuenta ni por su forma viejuna de poner a diestro y siniestro, sin un programa pactado, ante un trágala.
Igual puede decirse de “Ciudadanos”, formación política ideal en el decir de sus dirigentes, pero que no pasa de ser una marca blanca del propio PP contra el que, allí donde tiene ocasión de evacuarle del poder, en consonancia con su postulado de intransigencia con la corrupción, no lo hace y, como mucho, le vuelve a entregar el poder con un simple cambio de candidato.
El panorama es el que es y no hay otro, pero sí sería interesante para los ciudadanos saber cuáles son los mimbres con los que ha de tejerse la nueva política española, cada vez más alejada del “no es no” de Pedro Sánchez en su primera etapa o del “sí es sí, porque lo digo yo” al que nos tienen a todos acostumbrados el PP y “Podemos”.
Y todo ello con la complicación que presenta ahora Cataluña, con un “President” más intransigente que nunca y un Gobierno Central que, en vez de darle réplica a sus aspiraciones mediante la vía política en la que trabaja la vicepresidenta Soraya Sáez de Santamaría, saca a la palestra para marcar las pautas, a modo de amenaza, a la ministra de Defensa.
Si a ello se une el escándalo que se está viendo en el Tercer Poder, el Judicial, con los nombramientos y relevos que se están produciendo en las Fiscalías, la conclusión es triste: nadie da su brazo a torcer, nadie enmienda sus errores y el camino sigue, por desgracia, sin despejarse.
La Voz de Medina y Comarca

Inmomedina genérico

1 COMENTARIO

Comments are closed.