Los electores del Distrito de Medina del Campo elegirán 292 concejales el 22 de mayo

0
439

Solana.- El distrito electoral de Medina del Campo, a tenor del último Censo de Población con el que se celebrarán las Elecciones Municipales del 22 de mayo, creció en 722 personas con respecto al anterior, contabilizándose un total de 47.640 ciudadanos frente a los 46.912 de hace cuatro años.

Tal crecimiento, en su mayoría experimentado en la capital de la comarca, se basa en el censamiento mayoritario de inmigrantes, lo que no implica que en casi todos los pueblos de la comarca no se haya producido una verdadera sangría de habitantes, que se hace patente en Alaejos, Ataquines, Bobadilla del Campo, Castronuño, Cervillego de la Cruz, Fuente El Sol, Nueva Villa de las Torres, Ramiro, Rubí de Bracamonte y Valdestillas, por citar sólo algunos ejemplos en los que la aminoración de habitantes es manifiesta.

Sin embargo, a tenor de la Ley Orgánica 2/2011, que incrementa en los municipios menores de 100 habitantes el número de concejales, que pasa de uno a tres, el número de ediles se incrementará en la comarca, pese al descenso de los mismos en algunos pueblos de mayor calado, en cinco.

Las localidades que contarán con tres ediles, incluído el alcalde, frente a uno solo, el regidor, con que contaban en la presente legislatura son Aguasal, Almenara de Adaja, Fuente Olmedo, Llano de Olmedo, Moraleja de las Panaderas, Puras y Ramiro , a los que se sumará, tras las próximas elecciones, Cervillego de la Cruz.

Las localidades de Castronuño, Cervillego de la Cruz y Fuente El Sol verán disminuir su número de concejales en las próximas elecciones municipales, al haber pasado, por pérdida de población, a tramos inferiores.

Así las cosas, el número de concejales a elegir será de 292, frente a los 287 existentes en la presente legislatura.

Municipios en descenso y dificultades futuras

En la presente legislatura, Castronuño contaba con 9 concejales al haber tenido en su censo de población, en el momento de las últimas elecciones, 1.010 habitantes. En la próxima legislatura, tras las elecciones del mes de mayo, con un censo de 991 habitantes, tendrá una corporación municipal de 7 concejales, incluido el alcalde.

Lo mismo acontece en Fuente El Sol, que pasa de tener 253 habitantes a 230, por lo que sólo tendrá 5 concejales frente a los 7 que tiene en la actualidad.

Caso curioso es el de Cervillego de la Cruz, que al haber descendido sus habitantes de 129 a 98, pasará de tener cinco ediles a sólo tres, en función de la nueva legislación que confiere a los Concejos Abiertos 3 concejales, en vez de uno como ha sido tradición desde el inicio de la democracia.

En función de dichos datos, tales ayuntamientos verán disminuir de forma considerable sus recursos económicos, lo que podría obligar a las nuevas Corporaciones municipales de alguno de ellos a ir a un plan de saneamiento.

La  inmigración, una tentación electoral

Está claro que el número de inmigrantes inscritos para votar en los próximos comicios podía superar los 1.200, lo que traducido en cifras podría inclinar la balanza electoral en más de un municipio del lado del partido que los “trabaje” a base de promesas de empleo y otros compromisos. Y es que ya existe constancia de que algunos regidores de toda índole y también aspirantes a alcaldes han encargado a equipos de traductores cartas en los idiomas extranjeros – básicamente Rumano- que irán destinadas a los miembros de dichos colectivos, acompañados de la correspondiente candidatura, para solicitar sus sufragios.

Y es que el voto inmigrante podría, por si mismo, obtener concejales en Alaejos, Medina del Campo, Matapozuelos, La Seca, Serrada y Valdestillas, al alcanzar dichos colectivos más del cinco por ciento del Censo, lo que hacen que sus respectivos componentes se hayan convertido en un plato apetecible para algún candidato con pocos escrúpulos.

Sin embargo esta forma de jugar con los inmigrantes podría tener sus consecuencias en el electorado tradicional español, que, afectado por el paro, no vería con buenos ojos tales tácticas y tales promesas a colectivos de inmigrantes para obtener un puñado de votos como contrapartida, cuando ellos carecen de trabajo.

A modo de resumen, la comarca o distrito electoral de Medina del Campo se va reduciendo elección tras elección y existen aún municipios que por su escasa cuantía de habitantes están llamados a desaparecer en una veintena de años y que, si en la actualidad subsisten como pueblos y no han sido anexionados como barrios a otros municipios, se debe a los intereses de la clase política como cómputos electorales a la hora de elegir a los diputados provinciales que habrán de configurar la futura Corporación Provincial.

Más información y gráficos en «La Voz de Medina y Comarca»