EDITORIAL

2

Comienza el curso político
Cuando concluyen las Ferias y Fiestas de San Antolín, los políticos medinenses realizan sus tradicionales valoraciones sobre la mismas, dando así el pistoletazo de salida al nuevo curso político.

Por ello, a partir de ahora comenzará la lucha cotidiana de proponer, de aprobar y de ejecutar proyectos de todo tipo, urbanísticos, culturales y sociales, por citar sólo algunos ejemplos.

La verdad es que malos tiempos se avecinan para el Ayuntamiento de Medina del Campo, similares a los de otros municipios, ya que la recesión económica mermará los ingresos del erario municipal, sobre todo en concepto de Impuesto de Construcciones y Obras, ICIO. Y es que, la verdad, el grupo de gobierno no fue cuidadoso a la hora de elaborar los presupuestos de 2008, con los que ya arrancará con un desfase de más de un millón de euros no recaudados por tal concepto, a consecuencia tanto de la crisis del sector como de la parálisis constructiva a la que ha estado sometida Medina del Campo como consecuencia de la tardanza en aprobar el Plan General de Ordenación Urbana, PGOU.

También es cierto que las obras y servicios ciudadanos que no se contemplen en los Presupuestos Generales de 2009 no verán la luz a lo largo de esta legislatura, ya que la Administración siempre fue lenta y nuestro Ayuntamiento más parece un Ministerio que el último escalafón de la Administración, sin que tal expresión vaya en desdoro de la Administración Local.

Llegan tiempos de ajustarse el cinturón, de recortar allí donde se pueda algunos euros para dedicarlos a las atenciones más urgentes y que son las que, en defintiva, demandan los ciudadanos.

Por ello, sería conveniente que, para 2009, el Presupuesto General sea realista y deje constancia de lo que va a poder o de lo que no va a poder hacerse.

Y es que confiar el Plan de Inversiones de Medina del Campo a las subvenciones que puedan venir de otras instituciones es ya más que una aventura, ya que las denominadas Administraciones Superiores se enfrentan a los mismos problemas de reajustes a los que va a tener que someterse Medina del Campo.

De todo ello se desprende que o el Ayuntamiento “se sincera” en sus futuros presupuestos y dice lo que de verdad va a salir adelante o estará simple y llanamente mintiendo a los ciudadanos y vendiendo botes de humo que, sinceramente, ya nadie se cree.

LA VOZ DE MEDINA Y COMARCA

Comments are closed.