Ni en solitario ni en “manada”
Medina del Campo recibirá el martes, en la Federación Española de Municipios y Provincia, FEMP, el Premio por el trabajo colectivo “No soy héroe ni sirena”, un programa de educación afectivo-sexual y de igualdad de género que se imparte con la colaboración de los centros educativos con el fin de transmitir nuevos modelos de comportamiento en las relaciones de igualdad, enmarcadas en el respeto de las diferencias individuales.
El premio obtenido por Medina no es cuestión baladí en una jornada como la de hoy, en la que se celebra el Día Internacional Contra la Violencia de Género, en medio de una España aterrada por los datos que se van conociendo en el juicio penal contra el colectivo conocido como “La Manada” – dos parados, un militar, un guardia civil y un peluquero, alguno de ellos con condenas previstas por robo con violencia, conducción con alcohol y lesiones, además de un presunto delito sexual cometido en la localidad cordobesa de Pozoblanco – que durante las celebraciones pamplonicas de San Fermín 2016, cometieron un presunto delito de violación grupal perpetrado, en el interior de un portal, en la persona de una joven.
La cuestión es, como ahora se dice, para que España y el orbe entero “se lo hagan mirar”, ya que allí donde hay concentraciones multitudinarias, ya sea en Alemania o en Pernambuco, aparecen este tipo de comportamientos deleznables que es preciso erradicar, tanto a base de prevención desde la infancia, como al parece hace Medina del Campo por el premio obtenido, como desde la Justicia, revisando si procede el Código Penal para endurecer las penas, apartando además a otras jurisdicciones, ya sean militares o eclesiásticas, en los procesos judiciales de todos estos casos del pasado, del presente, y hasta del futuro, ya que los mismos, por desgracia, a pesar de las labores preventivas, tardarán años en erradicarse.
Muestra de los motivos para “hacérselo mirar” son las conexiones a redes “wifi” públicas, donde un elevado porcentaje de los accesos a Internet tienen como objetivo consultar páginas relacionadas no sólo con el sexo sino con las aberraciones sexuales.
Y es que educar y corregir podrían no ser suficientes para combatir a la actual epidemia de acosos, violaciones y malos tratos cuando por otro lado se facilitan conexiones gratuitas y públicas, sin filtros, para que algunos descerebados, y al parecer son bastantes, eleven su temperatura corporal y libido para perpetrar delitos deleznables, ya sea individual o colectivamente.
La Voz de Medina y Comarca

disanfrio on line