La oratoria y el foro municipal

No se trata ya de lo acontecido en el último Pleno del Ayuntamiento de Medina del Campo, sino de lo sucedido en varios de ellos a lo largo de la presente legislatura, en los que algunos, creyéndose dotados de las gracias de Demóstenes, San Juan Crisóstomo, Castelar y Azaña, o todos ellos a la vez, se lanzan a “regalar” discursos que, una vez transcritos al papel y leídos con detenimiento, además de aburrir está claro que no pasarán a la historia como piezas oratorias dignas de encomio y mucho menos al diccionario de autoridades por la pobreza léxica y el desastre sintáctico con que se pronuncian.
Pero lo grave no está ahí, ya que cada cual habla como pude y como sabe a tenor de su preparación intelectual, sin ser consciente de que la misma siempre es limitada y aún queda mucho trecho para ser un Niceto Alcalá Zamora, aunque sea en versión rústica, cuando está en la tribuna y en el uso de la palabra.
Lo verdaderamente grave es que, al margen de la oratoria, algún concejal utiliza sus tiempos de orador, en medio de su autocomplacencia y para su exclusivo deleite, para insultar a troche y moche durante los interminables minutos de su intervención, cuando la misma, si se hace una síntesis no pasa de tener, además de ningún contenido, la pobreza de cuatro o cinco exabruptos que a nadie hacen gracia y que dan del Plenario de Medina del Campo una imagen que muy poco dice de la villa y mucho menos de los representantes que eligieron los ciudadanos.
Quizás, con tales formas de proceder, algunos estén buscando su expulsión del Pleno para que algunos ciudadanos que los votaron hablen de ellos, creyendo que la ciudadanía en su conjunto va a reir a cuanta de sus “magistrales alharacas”; pero se equivocan.
Y es que los ciudadanos lo que quieren y esperan de sus representantes municipales, al igual que de los que ostentan cargos en otras instituciones, se centren en los asuntos de interés, pongan sobre la mesa puntos de vista diferentes, si no están de acuerdo con un asunto, o maticen y mejoren el mismo con sus intervenciones y aportaciones.
Lo demás, son pamplinas, afán de notoriedad y expresiones de resentimientos ocultos, unas veces nacidos de ese mal nacional que es la envidia y otras surgidas de algunos desequilibrios internos que, en el caso de los pilotos de aviones tienen los aciagos resultados que se han visto y, en el de los representantes de los ciudadanos otras consecuencias previsibles: la vergüenza de haber votado a alguien, la retirada del voto y el olvido de quien así procedió por lo injustificado de su forma actuación.
La Voz de Medina y Comarca

Ayuntamiento banner invierte en medina

3 COMENTARIOS

  1. Si cada cual habla como “pude”… ¿Cada cuál escribe como “pude”?
    ¿La “… autocomplacencia …para su exclusivo deleite”, las “magistrales alharacas” y el “afán de notoriedad y expresiones de resentimientos”, solo es criticable en la oratoria, o se “pude” aplicar a ciertas redacciones en la prensa digital escrita, “a tenor de su preparación intelectual”?
    ¿Se refiere este editorialista a concejales de única representación, a los de triple representación, o a los de múltiple? Porque resultaría curioso que si a Lambas se refiere, no haya hecho esta crítica en las muy numerosas ocasiones en que se ha contado con sus dotadas gracias oratorias en el medio televisivo que esta misma empresa tiene. Recuerden que en tiempos llegó a tener de programa propio en dicha televisión como si de un “Aló concejal de urbanismo” se tratara.
    ¿O quizá se refiera a Mela, a Mol o a Barragán? ¿O a Julián, Magro o Hernando?, ¿O a Olga?.
    Si de estos se tratara ¿ solo resultarían insustanciales en los plenos, pero no en las tertulias televisadas o radiadas?.
    Me preocupa esto, porque si faltara la coherencia y el rigor en esta empresa de comunicación, tal y como este editorial expone para algún o algunos ediles; quizá la falta de los mismo en esta empresa a nadie le haga gracia y de una imagen que muy poco dice de la villa y mucho menos de los periodistas y redactores que nos informan desde el mismo.

    • la verda me parece un editorial muy duro contra quien vaya dirigido,
      pero creo que tambien tiene razon en parte ya que los plenos no son para lucirse como si del club de la comedia se tratase ,un respeto para los medinenses y todos sabemos que este medio no da mas de si,,cuatro noticias deportivas y todas las noticias catolicas

  2. Sr. director de tan excelso semanario, a mis años ya no estoy para descifrar jeroglíficos,resolver acertijos ni desbrozar editoriales rimbombantes cual Indiana Jones buscando un tesoro en una selva inexpugnable. ¿No puede citar a que concejal se refiere para facilitarnos la labor y que no andemos deambulando sobre quien es el designado por sus profundos comentarios? Deteniéndome a cavilar y, repasando un poco sus editoriales anteriores, estoy seguro de que no se refiere a ninguno de los ediles que forman parte de de la “coalición de gobierno” del actual ayuntamiento. No, no podría ser porque sería contradecir todo lo que usted ha dicho o escrito porque “cada cual habla como pude y como sabe”.

Comments are closed.